miércoles, 3 de junio de 2009

La resolución que excluyó a Cuba


Cuba fue excluida de la Organización de Estados Americanos al término de una reunión de nueve días (del 22 al 31 de enero de 1962) de los cancilleres del organismo en Punta del Este, Uruguay.
Un cable de la AFP refiere el texto de la exclusión:
Los ministros, tras evaluar la ''ofensiva del comunismo en América'', resolvieron:
''1. Que la adhesión de cualquier miembro de la Organización de los Estados Americanos al marxismo-leninismo es incompatible con el Sistema Interamericano y el alineamiento de tal gobierno con el bloque comunista quebranta la unidad y la solidaridad del Continente.
2. Que el actual gobierno de Cuba, que oficialmente se ha identificado como un gobierno marxista-leninista, es incompatible con los principios y propósitos del Sistema Interamericano.
3. Que esta incompatibilidad excluye al actual gobierno de Cuba de su participación en el Sistema Interamericano.
4. Que el Consejo de la Organización de Estados Americanos y los otros órganos y organismos del Sistema Interamericano adopten sin demora las providencias necesarias para cumplir esta resolución''.
El acta fue aprobada por 13 votos a favor, uno en contra de Cuba y seis abstenciones: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Ecuador y México.
Desde esa fecha, Cuba fue excluida de todas las reuniones y resoluciones de la OEA y sus organismos, con una excepción: la Organización Panamericana de la Salud (OPS).
La OPS es una organización del Sistema Interamericano, pero también es la representante en el continente de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y por tanto de la ONU, donde Cuba sigue teniendo un papel activo.
Fotografía: el embajador de Panamá ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Aristides Royo (i), conversa con el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega (d), hoy, 3 de junio de 2009, en el contexto de la XXXIX Asamblea General del organismo (OEA/EFE).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...