jueves, 4 de junio de 2009

¿Simple mala suerte o una señal?


Un grupo de cubanos trataron de abandonar Cuba y terminaron con una sede diplomática norteamericana a la vista, lo malo fue que se trataba de la Oficina de Intereses de Estados Unidos en La Habana.
A continuación una crónica sobre lo ocurrido. Sólo vale la pena agregar una pregunta: Esta demostración tranquila de la crisis migratoria cubano, ¿no es acaso un llamado de alerta?

ANNE-MARIE GARCIA/AP
LA HABANA
Un grupo de hombres que intentaban salir ilegalmente de Cuba el jueves debieron abandonar por desperfecto técnico su embarcación frente a la Oficina de Intereses de Estados Unidos en esta capital en medio de un dispositivo de seguridad.
''Se nos rompió el timón y tuvimos que virar'' explicó Margoi Díaz, de 33 años, desde un jeep verde a donde se montó después de salir del mar en el malecón habanero frente a la Oficina de Intereses de Estados Unidos.
Agregó que con seis compañeros del barrio capitalino de Marianao "queríamos irnos para Estados Unidos porque no queremos que se nos imponga nada''.
Los siete hombres se encontraban el jueves en la pequeña embarcación rodeados por tres lanchas guardafronteras y se tiraron al mar a unos metros de la costa antes de salir por las rocas.
''Me quiero ir porque no aguanto más'', manifestó un joven vestido con camiseta color crema y de rayas rojas que no se identificó ni precisó desde que punto de La Habana habían intentado la salida.
Los hombres subieron en dos jeeps militares y en un automóvil blanco, pero de acuerdo al oficial de la Policía Nacional Revolucionaria que organizó la salida de los hombres iban a ser conducidos ''para la casa porque irse del país no es un delito'', afirmó ante una pregunta de la AP.
El gobierno cubano suele culpar a las leyes estadounidenses de fomentar la salida de ciudadanos isleños por cualquier vía para luego usarlos políticamente contra la nación caribeña.
La Ley de Ajuste Cubano ofrece prebendas migratorias a estas personas, aunque si no
llegan a tierra y son interceptadas por los guardacostas en el mar suelen ser devueltas a la nación caribeña.
El suceso ocurrió una semana después que los gobiernos de Estados Unidos y de Cuba anunciaron su decisión de reanudar las conversaciones sobre migración que las dos partes mantenían cada seis meses antes de que el gobierno de George W. Bush las suspendiera hace cinco años, aduciendo que eran innecesarias.
Ricardo Alarcón, presidente del Parlamento cubano, afirmó el jueves a periodistas durante un acto oficial que ''las dos partes se han expresado a favor de reanudar algo que existió por años como algo normal'', pero agregó que todavía no había fechas para el inicio del diálogo.
De acuerdo con los acuerdos migratorios entre ambas naciones firmados en 1994, Estados Unidos accedió a conceder al menos 20,000 visas anuales a los cubanos que desean vivir en ese país, a fin de impedir que se repitan crisis migratorias masivas.
La cantidad de migrantes cubanos fue creciendo desde 2005, cuando consiguieron llegar a Estados Unidos un total 11,500 personas. La cifra aumentó a 13,400 en el 2006 y a 13,800 en el 2007, según cifras de la Oficina de Intereses de ese país en La Habana.
Fotografía superior: miembros del Servicio Guardacostas cubano durante la detención de siete cubanos que trataban de emigrar ilegalmente a Estaods Unidos, el 4 de junio de 2009 (Jaavier Galeano/AP).
Fotografía izquierda: un grupo de cubanos que intentaba realizar una salida ilegal es ayudado por militares a salir del agua hoy, 4 de junio de 2009, en La Habana EFE/Alejandro Ernesto/EFE).
Fotografía derecha: militares cubanos conducen a un vehículo de la policía a un grupo de hombres que intentaba realizar una salida ilegal hoy, 4 de junio de 2009, en La Habana (Alejandro Ernesto/EFE).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...