martes, 2 de junio de 2009

Una alternativa en el debate Cuba-OEA


En el blog de Philip Peters, The Cuban Triangle, el académico Arturo López Levy, de la Universidad de Denver, no sólo realiza una interesante revisión de la historia de Cuba y la OEA, sino que plantea que la resolución de 1962 debe ser rechazada, pero al mismo no tiempo la isla no debe ser readmitida a que disfrute de una membresía plena.
En su lugar, señala López Levy:
-Separar los temas de la derogación de la resolución VI de Punta del Este (1962) de la readmisión del gobierno cubano como miembro pleno.
-Derogar la resolución VI y ofrecer a Cuba una disculpa por la desviación que representó de las reglas dominantes entonces y la injusticia de su exclusión con el conturbenio de las dictaduras de derecha en el continente.
-Resaltar el cambio de la OEA hacia la adopción de la norma de gobernabilidad democrática a partir de la resolución 1080 de 1991 en Santiago de Chile y de la Carta Democrática Interamericana (2001) como compromiso solemne con la democracia representativa.
-Invitar a Cuba a retornar a la OEA e iniciar un acercamiento en temas nobles como son la incorporación a la lucha contra el terrorismo, huracanes, protección contra pandemias, agricultura, etc. Obviamente una reincorporación completa implica la aceptación de la jurisdicción de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, la colaboración con las misiones electorales de observación que ya son comunes en el hemisferio, etc.
Para ver el blog de Philip Peters, The Cuban Triangle, pulse aquí.
Para leer el ensayo de Arturo López Levy, pulse aquí.
Fotografía: el presidente de Honduras, Manuel Zelaya (derecha), y la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, (izquierda), asisten hoy, 2 de junio de 2009, a la toma de la fotografía oficial de la XXXIX Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA), que se lleva a cabo en San Pedro Sula, Honduras (Gustavo Amador/EFE).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...