miércoles, 29 de julio de 2009

Las violaciones de los derechos labores

A continuación, el reportaje de Sonia Osoria, de la agencia Efe, sobre un documental que se presenta en Miami:

La revolución cubana se erigió en parte sobre la base de proteger a los trabajadores y cincuenta años después ''ha creado el esclavo del siglo XXI'' sin derecho a contratación colectiva, denunciaron sindicalistas independientes en un documental que se estrena mañana en Miami.
El filme Bajo el cielo cubano: El trabajador y sus derechos, dirigido por Carlos Montaner, cineasta puertorriqueño de padres cubanos, será proyectado este jueves en la décimo novena Conferencia de la Asociación para el Estudio de la Economía Cubana (ASCE).
Montaner presenta testimonios de trabajadores, sindicalistas independientes y periodistas sobre lo que califica la ''violación sistemática de los derechos humanos y laborales'' por parte del Gobierno cubano desde que el ex mandatario Fidel Castro y su hermano Raúl tomaron el poder.
''Cubre un aspecto no muy conocido sobre la situación del derecho laboral que es peculiarmente diferente a la mayoría del mundo porque el Gobierno es la agencia empleadora y el sindicato representa al partido oficial, no existe convenio colectivo y se violan muchos convenios internacionales'', dijo a Efe el cineasta y productor.
Para mostrar la realidad laboral cubana, de una población económicamente activa de cinco millones de personas, equipos de Montaner se trasladaron a la isla y realizaron entrevistas de manera clandestina entre junio y julio de 2008, en varias ciudades.
La mayoría de los testimonios son de cubanos empleados en hoteles y para demostrar el ''agudo contraste'' de sus condiciones laborales, entrevistaron también a trabajadores de esas mismas cadenas hoteleras en España, México, Miami y República Dominicana.
Emilio Jerez, de la ilegal Confederación Obrera Nacional Independiente de Guanabo, denunció en el documental que en Cuba las personas jamás ven un aviso en el que se ofrezca trabajos en hoteles, un sector considerado "privilegiado'', porque es el Gobierno quien asigna esos empleos.
''Para contratar a alguien, las negociaciones la hacen ellos mismos con el inversionista extranjero y el personal calificado es aquel que integra el partido, el que formó parte en la Juventud Cubana y el internacionalista'', aseguró Jerez.
En Cuba para obtener un empleo o un ascenso ''pesa mucho la lealtad al partido'', subrayó por su parte el cineasta.
''Los cubanos deben tener el derecho de decidir cómo quieren manejar su destino laboral y no depender de un Gobierno central'', abogó Montaner, hijo del escritor y político cubano Carlos Alberto Montaner.
Pero por ser el Gobierno el único empleador de la isla, la situación "se presta para que se cometan abusos y discriminaciones contra los trabajadores'', dijo George Plinio, productor ejecutivo del documental.
Plinio, un economista conocedor de la realidad laboral cubana, afirmó que el Gobierno confisca al trabajador el 97 por ciento del salario que pagan los inversionistas extranjeros por los empleados en los hoteles y en la exploración y producción de níquel.
''El inversionista le paga al Gobierno unos 500 euros por un trabajador al mes y el Gobierno a su vez le entrega al empleado menos de 20 dólares'', precisó.
Con este escenario la Organización Internacional del Trabajo (OIT) determinó que el Gobierno cubano ''viola los convenios relacionados con la protección del trabajo y la prohibición a la discriminación del empleo y es lo que denunciamos en el documental'', dijo Plinio.
Tomás Bilbao, director ejecutivo de Cuba Study Group, resaltó a Efe que el documental permite escuchar de los propios trabajadores cubanos ''las violaciones que se llevan a cabo''.
''La revolución cubana siempre ha tratado de basarse en la protección al trabajador cubano, lo que este documental demuestra es que eso es una farsa, lo que ha hecho es crear un esclavo del siglo XXI, como dice un sindicalista independiente en el filme'', comentó.
Otro aspecto que pone en evidencia es el riesgo que enfrentarían las empresas de EE.UU. en Cuba si Washington levantara la prohibición de invertir, según Bilbao.
Recordó una demanda interpuesta en 2006 en Miami contra la Curacao Drydock Company por tres cubanos que alegaron haber sido enviados por Cuba para trabajar en la
reparación de barcos y plataformas marinas bajo condiciones ''inhumanas y degradantes''.
Un juez dictaminó que la empresa debía indemnizar con 80 millones de dólares a los cubanos que recibieron el respaldo del Cuba Study Group.
El documental será distribuido en Cuba, en países de la Unión Europea y en Latinoamérica.
Fotografía: un trabajador cubano en frente de la refinería cubano-venezolana Camilo Cienfuegos, en Cienfuegos, en esta foto del 20 de diciembre de 2007 (Adalberto Roque/AFP/Getty Images).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...