domingo, 2 de agosto de 2009

Incierto el futuro para Zelaya


''Quedó claro esta semana que la administración Obama quiere dos cosas. Por un lado, preservar el orden constitucional en los países de la región. Por el otro, frenar la expansión del chavismo. Pero también quedó claro que, a la hora de elegir, lo segundo resultó más prioritario que lo primero''.
Un excelente ensayo de Santiago O’Donnell sobre el golpe de Estado en Honduras, los intereses de Washington y el futuro político que aguarda a Mel Zelaya. Baste de muestra este otro párrafo:
''Lo que pasó no es anecdótico. No se arregla comprando constitucionalistas para que digan que no hubo golpe porque salvo el Ejecutivo, se mantienen intactos los demás poderes del estado. Acá no es cuestión de Zelaya sí, Zelaya no, Chávez sí, Chávez no. Sacaron a su presidente en pijamas. Hasta un asesino serial y violador de niños, cuando lo vienen a buscar, tiene derecho a llamar a su abogado. Y la pena de destierro se abolió en el medioevo''.
Para leer el texto completo, pulse aquí.
Fotografía: el presidente hondureño, Manuel Zelaya, habla hoy, 3 de junio de 2009, durante la última jornada de la XXXIX Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA), en San Pedro Sula (Honduras). Los cancilleres que participan en este evento alcanzaron este miércoles un acuerdo para derogar de forma consensuada la suspensión a Cuba aprobada en 1962 (Alejandro Bolívar/EFE).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...