sábado, 1 de agosto de 2009

Los ajustes económicos y la trinchera socialista

La agencia cablegráfica AFP ha hecho un buen resumen del discurso del gobernante Raúl Castro, durante la conclusión de la sesión de la Asamblea Nacional del Poder Popular.

AFP
LA HABANA
El presidente de Cuba, Raúl Castro, recibió este sábado el apoyo del parlamento a sus planes de ajuste para enfrentar la crisis económica internacional, así como a su respuesta a Estados Unidos y la Unión Europea defendiendo el socialismo.
''Me veo en la obligación, con todo respeto, de responderle a la señora (secretaria de Estado, Hillary) Clinton y de paso también a los que en la Unión Europea nos reclaman gestos unilaterales en la dirección de desmontar nuestro régimen político y social'', dijo Castro, de 78 años, en un discurso de una hora para clausurar la primera sesión parlamentaria anual.
''A mí no me eligieron presidente para restaurar el capitalismo en Cuba ni para entregar la revolución; fui elegido para defender, mantener y continuar perfeccionado el socialismo, no para destruirlo'', respondió Raúl Castro.
En relación a las medidas tomadas por el gobierno estadounidense de Barack Obama, Castro destacó el que haya ''disminuido la agresividad y la retórica anticubana'', pero añadió que en lo esencial ''el bloqueo (embargo) permanece intacto y en completa aplicación''.
Aceptó como ''positivas'', aunque ''mínimas'' las medidas anunciadas por Obama en abril respecto a liberar los viajes y el envío de remesas de cubano-estadounidenses a Cuba, aunque, subrayó "hasta este momento no se han implementado''.
Además, reiteró ''la disposición de Cuba para sostener con Estados Unidos un diálogo respetuoso entre iguales, sin sombra para nuestra independencia, soberanía y autodeterminación'' y mencionó como "constructiva'' la reanudación reciente de las conversaciones migratorias, suspendidas en 2005.
En materia de política interna, Castro anunció que el Partido Comunista de Cuba (PCC, único), realizará ''en breve plazo'' una conferencia nacional para renovar sus mandos, tras 12 años de vigencia desde su último Congreso.
La sesión parlamentaria estuvo dedicada a aprobar una ley de museos, la contraloría general, un organismo anticorrupción y a refrendar el segundo ajuste económico de este año para encarar la crisis.
En abril, el gobierno cubano redujo la meta de crecimiento anual de la economía de 6% a 2.5%, y ahora la disminuyó a 1.7%. El presidente Raúl Castro indicó que el primer semestre concluyó con un aumento de sólo 0.8% en el Producto Interno Bruto, pese a lo cual espera alcanzar el 1.7% en diciembre.
En ese sentido, explicó la aplicación de mayor "racionalidad económica'' en los emblemáticos sectores de la salud y la educación, así como en otros gastos sociales a los cuales se dedica buena parte del presupuesto.
''Los gastos en la esfera social deben estar en consonancia con las posibilidades reales, y ello impone suprimir aquellos de que es posible prescindir, pueden tratarse de actividades beneficiosas y hasta loables, pero simplemente no están al alcance de la economía'', dijo.
Añadió que ''se estudian vías para reducir la cifra de alumnos internos y seminternos'' en zonas rurales del país, donde ''ya no se requiere su participación en tareas agrícolas'', así como garantizar el traslado de esos centros de enseñanza a la ciudad.
''Es una decisión en aras de un mayor ahorro en los cuantiosos gastos en la educación sin afectar la calidad'', añadió el presidente cubano.
Castro destacó que su gobierno trabaja en "la elaboración de los planes de la economía para el próximo año'', con dos líneas fundamentales: "planificar la balanza de pagos sin déficit y hasta con una reserva'' para "imprevistos'' y "dar prioridad absoluta al crecimiento de las producciones y servicios que aportan ingresos en divisas''.
Fotografía: vista general del tercer periodo ordinario de sesiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular hoy, 1 de agosto de 2009, en La Habana (Alejandro Ernesto/EFE).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...