viernes, 28 de agosto de 2009

Pasos concretos y flexibilidad


El gobernador estadounidense de Nuevo México, Bill Richardson, afirmó este viernes que recomendará a la administración de Barack Obama "pasos concretos'' y más atención a Cuba, y que aconsejó al Gobierno de Raúl Castro "flexibilidad'' a fin de descongelar las relaciones, informó la AFP.
''La normalización de relaciones va a tomar tiempo, es una cosa complicada y hay muchos temas que discutir. Después de 50 años, no se puede cambiar en un año, tomará un poco de tiempo hacer todos esos arreglos, pero tenemos que hacerlo'', afirmó Richardson a la prensa al término de un viaje de cinco días.
El gobernador, cercano a Obama, aclaró que vino a Cuba en "misión de comercio'' y logró acuerdos de venta de trigo y otros granos, manzanas y carne de res, pero tuvo contactos políticos y ''voy a hacer un informe a la administración del presidente Obama con mis recomendaciones''.
En dos pláticas con el presidente del Parlamento, Ricardo Alarcón, y con el vicecanciller Dagoberto Rodríguez, Richardson sugirió a Cuba ''más flexibilidad'' en sus posiciones y ''acciones recíprocas, especialmente en el área humanitaria''.
Richardson se declaró ''satisfecho'' de sus contactos en Cuba y reveló que recibió un saludo verbal, a través de un funcionario, del ''Comandante Fidel Castro'', alejado del poder desde hace tres años por una enfermedad.
Cuando en 1996 visitó a Cuba, Richardson actuó como emisario del presidente Bill Clinton, fue recibido por Fidel Castro y logró la liberación de tres presos políticos, pero luego la relación bilateral se deterioró y se polarizó durante el gobierno de George W. Bush.
''Ahora hay un ambiente muy bueno, el mejor que he visto en muchos años, para
mejorar las relaciones hay que tomar pasos concretos por los dos lados (...). Por el lado americano hay que ponerle mas atención al problema de Cuba, hay que darle más atención a Latinoamérica'', dijo Richardson.
A su juicio, ''antes de empezar a tratar'' reclamos recíprocos como la derogación del embargo, la liberación de presos políticos cubanos o la devolución de la base de Guantánamo, ''tenemos que tomar primero pasos humanitarios''.
Richardson pidió a Washington ''implementar'' la eliminación de restricciones a viajes y envío de remesas que anunció en abril, facilitar visitas de norteamericanos a Cuba y de cubanos a Estados Unidos en áreas de deporte, ciencia, cultura y del intercambio en biotecnología.
A La Habana le solicitó "un diálogo informal'' entre el Gobierno y el exilio en Estados Unidos, permitir la movilidad a los diplomáticos estadounidenses, y relajar las restricciones para que los cubanos viajen a Estados Unidos.
Como ejemplo de ''expresión positiva'' que ayuda al clima para el diálogo bilateral, citó el concierto de la estrella colombiana Juanes el 20 de septiembre, pese a la ácida reacción de una parte del exilio anticastrista.
Fotografía: el gobernador de Nuevo México, el demócrata Bill Richardson, ofrece una rueda de prensa hoy, 28 de agosto de 209, en La Habana, al concluir una visita de cinco días a la isla (Alejandro Ernesto/EFE).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...