jueves, 10 de septiembre de 2009

Destacado sacerdote e intelectual pide cambios sociales


El destacado sacerdote e intelectual cubano Carlos Manuel de Céspedes se pronunció este jueves por un debate ''serio'' y no ''una farandulada'', en busca de ''cambios estructurales'' anunciados por el Gobierno que lleven a modificaciones constitucionales, informó la AFP.
''Estos diálogos políticos, para que sean tales y no sólo farandulada, deben ser algo más que ejercicios mentales y de oratoria más o menos acertada. Deben apuntar a la realidad y a las posibilidades de ser llevados a efecto'', dijo de Céspedes en un artículo de la revista mensual Espacio Laical.
El presidente Raúl Castro, quien sustituyó a su hermano enfermo Fidel desde 2006, anunció que se realizarían ''cambios estructurales y de conceptos'' en Cuba, a partir de un debate nacional para diseñar un nuevo modelo de socialismo cubano.
El debate debe transcurrir ''en el plano de la racionalidad, la búsqueda objetiva de la verdad, la civilidad, el respeto recíproco, la escucha atenta y la aceptación de pluralidades'', dijo de Céspedes, de 73 años, una de las figuras claves en las ondulantes relaciones Iglesia-Estado en los últimos 50 años en Cuba.
En el medio siglo de revolución, el debate fue anulado o restringido por las autoridades, alegando que debilita la unidad nacional y abre brechas al anticastrismo y a Estados Unidos.
Tras dejar claro que ''con la soberanía nacional no se pueden permitir coqueteos'', De Céspedes opina que en lo sociopolítico y económico ''casi todo es discutible'' y el debate debe ser diverso pues ''lo anormal y enfermizo'' son ''la uniformidad aparente, la ausencia de diversidades''.
''Esa máscara si es el enemigo de la genuina unidad nacional'', dijo el sacerdote, quien estimó que los resultados del debate deben llevar a cambios constitucionales.
La Carta Magna de 1976 rige ''un tipo de socialismo que ya no existe'' y, a su juicio, la mayoría de los cubanos cree que debe haber un socialismo "más democrático y participativo, más cercano de lo que fue originalmente el proyecto de la socialdemocracia''.
Fotografía: el sacerdote cubano Carlos Manuel de Céspedes brinda el 10 de abril de 2008, en La Habana, luego de ser condecorado por el entonces embajador español en Cuba, Carlos Alonso Zaldívar, con la Orden Isabel la Católica (Alejandro Ernesto/EFE).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...