miércoles, 25 de noviembre de 2009

Grupos que apoyan a golpistas se constituyen en "observadores internacionales'' en Honduras


Algunos grupos del llamado "exilio vertical'' tienen la costumbre de ocasionalmente tomar pequeños desvíos de lo que supuestamente es su labor fundamental, llevar la democracia a Cuba, y dedicar tiempo y energía a los problemas de otros países. Por supuesto que bajo el punto de vista de ellos, no se trata de un desvío sino de una visión más amplia de "su lucha''. También pueden agregar, con toda razón, que el gobierno de La Habana siempre se ha caracterizado por participar o inmiscuirse en los más disímiles asuntos y en las zonas del mundo más variadas.
Lo que sí ha sido una característica propia de estos exiliados es un historial de asociarse con las causas y los personajes más reaccionarios de Latinoamérica, quienes en muchos casos luego han sido removidos del poder, juzgados y condenados y casi siempre disfrutado de un amplio rechazo internacional. No hay nada extraño que a ese sector del exilio con frecuencia se le incluya dentro de ese rechazo.
De esta manera, Pinochet y otros dictadores latinoamericanos gozaron de un apoyo entusiasta de los miembros de estos grupos. Fujimori reverenciado como un necesario hombre fuerte para su país y hasta Menem tuvo su momento de gloria. Por otra parte, el desaparecido caudillo Francisco Franco es una figura reverenciada por algunos de estos ‘‘promotores de la democracia''.
Lo que sí no cabe duda, cuando se habla de estas organizaciones de exiliados, es que no se trata de grupos neutrales, observadores imparciales y visitantes objetivos.
Así que el anuncio de una delegación de estos activistas a Honduras como ‘‘observadores internacionales'' de las elecciones del domingo, hay que interpretarlo como una demostración de apoyo al gobierno golpista que en la actualidad gobierna al país. De "observadores'' tienen poco y de "internacionales'' menos.
Por supuesto que los diferentes grupos y partidos políticos siempre tratan de contar con la participación de "observadores'' afines a sus puntos de vista.
Hay sin embargo grupos y organizaciones de ganado prestigio internacional que han demostrado una actuación que trasciende tendencias partidistas estrechas. En esta categoría no entran estas agrupaciones de Miami.
El grupo de delegados, conocido como "Comité de Apoyo a la Democracia en Honduras'', representará a la Asamblea de la Resistencia Cubana, integrada por unas 50 organizaciones que se autotitulan que están a favor de la democracia fuera y dentro de Cuba. La agrupación informó que fue invitada por el Tribunal Supremo Electoral de Honduras, de acuerdo a un cable de la AFP.
Son los mismos grupos del exilio cubano en Miami que apoyaron al presidente de facto hondureño Roberto Micheletti tras la destitución del presidente Manuel Zelaya, a quien consideran un fiel aliado del mandatario venezolano Hugo Chávez. La alianza con Chávez no es una justificación para un golpe de Estado. ¿Cómo pueden ser observadores internacionales quienes niegan la democracia?
Fotografía: policías hondureños inspeccionan una ventana dañada luego de una explosión ocurrida frente al edificio de la Corte Suprema en Tegucigalpa, el 25 de noviembre de 2009. La explosión ocurrida a primeras horas de la mañana destruyó cristales en las ventanas del edificio, pero no se informó de heridos. Las elecciones generales se realizarán el 29 de noviembre de 2009 (Fernando Antonio/AP).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...