miércoles, 11 de noviembre de 2009

Un Oscar para Roger Corman


Roger Corman, conocido como ''el Orson Welles de las películas de segunda categoría'' y "el Papa del cine pop'', jamás pensó que las palabras ''ganador del Premio de la Academia'' acompañarían su nombre.
El hombre, cuyos 350 créditos cinematográficos incluyen cintas de bajo presupuesto como The Masque of the Red Death y X: The Man With the X-Ray Eyes, recibirá un Oscar honorario por una trayectoria que incluye el haber sido mentor de cineastas como Francis Ford Coppola, Martin Scorsese, James Cameron y Ron Howard, informó la AP.
Corman, de 83 años, dijo que estaba al tanto de que la junta de gobernadores de la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas estaba considerando hacerle el honor.
Pero estaba seguro de que no lo escogerían.
''Predije que no ganaría porque hago películas de bajo presupuesto, y sentí que la academia no le daría un premio a alguien que hizo películas de bajo presupuesto. Estaba realmente sorprendido al recibir la llamada'', dijo Corman en una entrevista en las oficinas de su compañía de producción y distribución, New Horizons Pictures.
Corman no sólo hace películas de bajo presupuesto. Es un maestro haciéndolas, creando abundantes cintas con títulos como Night Call Nurses y Galaxy of Terror, pero también éxitos perdurables. Entre sus producciones están Death Race 2000 y The Little Shop of Horrors, filmada en poco más de dos días con 30,000 dólares, con un joven Jack Nicholson y una trama espeluznante que terminó generando una obra teatral y una nueva versión musical de Hollywood.
Junto con Nicholson, aquellos que en sus comienzos actuaron con Corman incluyen a Robert De Niro (Bloody Mama, 1970), Charles Bronson (Machine-Gun Kelly, 1958) y Sylvester Stallone (Capone y Death Race 2000, 1975).
Corman recibirá su reconocimiento en una ceremonia el sábado junto con la actriz Lauren Bacall y el director de cinematografía Gordon Willis.
Con presupuestos reducidos y rodajes rápidos, Corman ha tenido una carrera rentable que ha desafiado la máxima de Hollywood de que uno nunca pone su propio dinero en su propia película. Pero él todavía financia sus propias cintas para poder hacerlas como le plazca, sin la interferencia de los estudios.
Sus memorias se titulan How I Made a Hundred Movies in Hollywood and Never Lost a Dime (Cómo hice cien películas en Hollywood y jamás perdí un centavo), aunque el título del libro está errado en ambas afirmaciones, dijo Corman. Ha hecho muchas más películas y admite que algunas sí le significaron pérdidas.
El sexo y la violencia venden muchos de sus filmes, pero también ha apelado al comentario social, como el racismo en The Intruder de 1962, protagonizada por William Shatner, y las enfermedades mentales en I Never Promised You a Rose Garden, de 1977.
Desde su éxito inicial a finales de los 50 y principios de los 60, Corman se propuso nutrir a jóvenes talentos.
''Si hacía un poco de dinero, sentía que tenía que invertirlo y yo no sé nada de bienes raíces o el mercado bursátil'', dijo Corman. ''Pero como un joven cineasta en la ciudad, socializaba y conocía a otros jóvenes realizadores, y pensé, 'Creo que sé quiénes son los más talentosos y quiénes son los que aún no han recibido una oportunidad'''.
Así que invirtió sus ganancias en la gente. Corman le dio oportunidades a jóvenes como Coppola (Dementia 13 de 1963), Scorsese (Boxcar Bertha de 1972), Howard (Grand Theft Auto de 1977), Jonathan Demme (Caged Heat de 1974) y Joe Dante (Piranha de 1978).
Cameron hizo los efectos para producciones de Coreman de principios de los 80 como Battle Beyond the Stars. Otros que comenzaron de su mano incluyen a John Sayles y Peter Bogdanovich.
Corman dijo que jamás envidió a sus protegidos por el éxito que después alcanzaron.
''Los he admirado y de hecho me enorgullece lo que han hecho'', dijo Corman. ''Sé que todos habrían alcanzado el mismo nivel si no me hubieran conocido, pero pienso que fui capaz de darles un empujón inicial y ayudarlos un poco en sus carreras, y eso me enorgullece muchísimo''.
El mismo Corman ha tenido una particular historia de premios. Su oficina está llena de nominaciones al Oscar a la mejor cinta de lengua extranjera por clásicos que distribuyó en Estados Unidos. Su vieja compañía New World Pictures trajo filmes de Ingmar Bergman, Federico Fellini, Francois Truffaut y Akira Kurosawa.
Aunque ha presentado películas en prestigiosos festivales como Cannes y Venecia, Corman bromea acerca de los galardones que recibió en eventos menos importantes.
''Soy el gran ganador de premios en pequeños festivales de cine'', dijo. ''Tengo en casa una repisa llena de premios de festivales de los que nunca has escuchado''.
¿Dónde colocará su Oscar?
''Adelante de todos'', respondió.
Fotografía: el productor y director cinematográfico Roger Corman, en su oficina en Los Angeles, en esta foto del 5 de noviembre de 2009 (Chris Pizzello/AP).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...