domingo, 13 de diciembre de 2009

¿Se repetirá la cacería de brujas contra Mari Carmen Aponte?

Una lectora informa a Cuaderno de Cuba que Mari Carmen Aponte ha sido nominada de nuevo embajadora de los EE.UU. Esta vez para El Salvador.
En 1999, la activista puertorriqueña fue noticia en Miami, cuando el gobierno del entonces presidente Bill Clinton la nominó para embajadora de República Dominicana.
Por ese entonces, según reportó The Miami Herald, el ex agente cubano Florentino Aspillaga, quien rompió con el gobierno cubano en 1987, le había dicho al Diario de las Américas en 1993 que la inteligencia cubana estaba tratando de reclutar al novio de Aponte, Roberto Tamayo. De acuerdo a la información de The Miami Herald, Aspillaga no fue capaz de mostrar prueba alguna al respecto.
Aspillaga dijo que Tamayo visitaba con frecuencia la oficina de intereses de Estados Unidos en Washington.
Lo que aparentemente no conocía Aspillaga era que en realidad Tamayo estaba en contacto con el FBi y le suministraba información sobre Cuba.
Por otra parte, el FBI, que conocía toda la historia del supuesto espionaje a favor de Cuba, le había dado el visto bueno de seguridad a la nominación de Aponte.
Lo que ocurrió en realidad fue la típica cacería de brujas que con frecuencia ocurre en Miami. Se formó una campaña en contra de la nominación, pero no fue sólo en las estaciones radiales.
Los asesores del senador Jesse Helms, que era por aquella época el presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, dijeron que la aspirante sería cuestionada duramente sobre cuestiones personales, en las audiencias de confirmación.
Aponte renunció a la nominación. Vamos a ver si ahora la activista demócrata, que por cierto desde hace tiempo se separó de Tamayo, tiene mejor suerte.

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...