miércoles, 20 de enero de 2010

En busca de los culpables


Tras la vergonzante derrota demócrata en la búsqueda de un sustituto para el escaño senatorial que quedó vacante tras la muerte de Edward M. Kennedy, es seguro que el presidente Obama y la cúpula del Partido Demócrata analicen la situación y traten de encontrar a los culpables de esta pérdida bochornosa.
No sé qué papel ha jugado el senador demócrata Bob Menéndez en el asunto, pero es bueno recordar que él es el presidente de la junta directiva del Comité de la Campaña Senatorial Demócrata (DSCC). Esta importante posición de liderazgo no sólo reclama un elevado cargo de lealtad partidista, sino la capacidad de canalizar los fondos necesarios para que los candidatos demócratas desarrollen sus campañas.
Uno de los factores que contribuyó a la derrota de la candidata demócrata ―además del hecho de que en la elección jugó un papel determinante la reforma de salud en el Congreso y la frustración existente con la presidencia de Obama— es que la campaña de la demócrata estuvo mal estructurada desde el comienzo, carente de los fondos necesarios y sólo al final contó con el apoyo de los pesos pesados de su partido. No sé, pero me parece que algunos de estos aspectos están estrechamente relacionados con la labor de Menéndez. ¿O no?
Al igual que los promotores del movimiento Tea Party se quejan de que hay republicanos sólo en apariencia, o que se comportan como un RINO (Republican in name only), también sería bueno establecer la categoría de DINO (Democrat in name only) y Menéndez sería un seguro candidato para entrar en esta clasificación.
Para conocer más sobre Bob Menéndez, pulse aquí.
Update: ya han comenzado las acusaciones contra el DNC y el DSCC. Para conocer más, pulse aquí.

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...