miércoles, 20 de enero de 2010

En el pellejo de Fidel Castro, semblanza cáustica y tierna de líder cubano

BERTILLE OSSEY-WISARD/AFP
PARIS
Después de Jacques Chirac y Georges Bush Jr, una figura de la televisión francesa, Karl Zéro, se mete En el pellejo de Fidel Castro en una ficticia autobiografía, cáustica y con mucho material de archivo, que presenta al ''comandante'' con un inesperado toque de ternura.
La película, mezcla de imágenes documentales y texto ficticio, de 88 minutos, realizado por Karl Zéro y su esposa Daisy D'Errata, fue transmitida por la cadena franco-alemana Arte el martes a las 20H35 (19H35 GMT).
Se trata de una recopilación de imágenes de archivo sobre todo de Fidel Castro, de su hermano Raúl, de Ernesto 'Che' Guevara, Nikita Jruschev, y también de los cubanos y de la isla caribeña.
Los textos escritos por los dos autores, en un tono cáustico y a veces irreverentes, son leídos por una voz en off, la del actor Pierre Arditi, como si fuera Fidel Castro.
El dirigente cuenta así la historia de Cuba desde la Revolución hasta los misiles rusos pasando por el desembarco de Bahía Cochinos, la colaboración con el Che y la ayuda salvadora de la Unión Soviética durante décadas.
La llegada de Mijail Gorbachov a la presidencia soviética cambió la situación.
''Cuando el gran hermano (soviético) capituló ante la vaca de oro capitalista, me encontré desnudo. Me vi obligado a pedir limosna a los chinitos'', cuenta Castro con amargura. ''Una vez muerto Mao, los chinos se han vuelto más comerciantes que comunistas''.
Sobre su hermano Raúl, actual presidente de Cuba, dice: ''Mis padres lo tuvieron así, como incompleto, sin manual de instrucciones''. ''Raúl es un bruto, es feo, pequeñito con un cerebro como un garbanzo, pero es un auténtico, un verdadero comunista''.
Castro también se muestra intimista, habla de su relación con la religión, de su educación con los jesuitas, de sus 35.000 amantes o de su debilidad por las vacas...
Karl Zéro, que ha trabajado con la escritora cubana anticastrista y exiliada Zoé Valdés, considera que su película es ''equilibrada, divertida y honesta'', que no es ''ni pro ni anti Castro''.
''Es el último gigante de la Historia que todavía sigue más o menos al pie del cañón. Es alguien que conocemos sin conocerlo'', dice Karl Zéro para explicar su proyecto.
Después de haber visionado numerosas imágenes de archivo y leído todas las biografías de Castro publicadas en francés, Karl Zéro dice que ha descubierto un personaje ''tierno'',''extremadamente seductor que no me imaginaba para nada. Me daba un poco de miedo, ahora mucho menos. Lo encuentro muy humano''.
''Antes de la película, veía a Castro más bien como dictador. Después de todo, tengo la impresión de que quería el bien de su pueblo. En eso no ha mentido'', añade, e insiste: ''tampoco es un monaguillo''.
Su primera autobiografía no autorizada, En el pellejo de Jacques Chirac, recibió en 2007 el César francés del mejor documental. Vino después, en 2008, la de George W. Bush, Being W.
Las próximas biografías no autorizadas serán las de Michael Jackson y del presidente del Consejo italiano, Silvio Berlusconi.
Fotografía: dos imágenes de Fidel Catro. La de la izquierda de febreo de 1959 y la de la derecha del 31 de julio de 1996 (izquierda, de fotógrafo desconocido; derecha, de José Goitía/AP).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...