martes, 12 de enero de 2010

Fundamentalistas radicales entre nosotros


Un artículo en el European Journal os Sociology resalta que un sondeo ha encontrado que los estudios de ingeniería son los predominantes entre los musulmanes radicales.
En Why are there so many Engineers among Islamic Radicals? se demuestra algo que ha podido apreciar cualquiera que ha estudiado en una universidad norteamericana: en la facultades ingeniería hay alumnos provenientes del Medio Oriente e India, por ejemplo, que de América Latina. Por lo general, estos alumnos son miembros de familias acomodadas, dominan el idioma inglés y tienen un conocimiento más amplio de Occidente que la mayoría de sus compatriotas.
El estudio destaca que una mayor conciencia de las desigualdades entre quienes cuenta con la inteligencia y el conocimiento que les permite ser más sensible a las diferencias sociales, junto con un sentido de frustración al ver las limitas opciones que se les depara en el futuro, pese a contar con una preparación académica superior, contribuyen en grado decisivo a este radicalismo.
Se puede agregar que el estudio es importante por destacar un aspecto que se conoce, pero se pasa por alto a la hora de elaborar políticas antiterroristas, fundamentalmente porque éstas continúan siendo dictadas de acuerdo a intereses políticos y no a la necesidad de que sean efectivas. La lucha contra el terrorismo debe enfatizar la búsqueda de sus casos en los grandes centros urbanos occidentales, y no en las montañas de, por ejemplo, Afganistán.
Por lo general no son los miembros de las clases más empobrecidas de los países que por lo general se asocian con el terrorismo quienes comenten los ataques mayores y más temerarios, sino aquellos que desde una posición de mayor desarrollo económico y social tienen una mirada más severa hacia Occidente, que convierten en un odio enfermizo.
Para leer el artículo, pulse aquí.

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...