miércoles, 13 de enero de 2010

Gimnasios particulares


En su blog The Cuban Triangle, Phil Peters muestra dos ejemplos de lo que considera casos singulares de trabajadores por cuenta propia, así como ejemplos de la inventiva de los cubanos. Se trata de un par de gimnasios particulares, que tras mayores o menores dificultades sus dueños o administradores lograron los permisos correspondientes (para leer más detalles, pulse aquí).
Como indica el propio Peters, instalaciones de este tipo existen desde hace años en Cuba.
En Cuaderno de Cuba también se ha dado noticia de la existencia de gimnasios particulares, en este caso en Santiago de Cuba (para conocer más detalles pulse aquí).
En todos los ejemplos, la idea de crear estas instalaciones ha nacido de la ausencia de centros privados que satisfagan la necesidad de ejercitarse de algunos cubanos, sea porque nunca se han establecido en las zonas respectivas o porque han sido cerradas.

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...