lunes, 15 de marzo de 2010

El Korda ignorado

Las imágenes de las actividades diarias de los líderes de la revolución cubana, captadas por el objetivo del fotógrafo Alberto Korda, fueron vendidas por la subastadora británica Dominic Winter Auctioneers, en Cirencester, por un total de 35,240 euros, publicó el 5 de marzo el diario español El País.
Se trata de 14 imágenes en blanco y negro captadas entre 1959 y los albores de la década de los sesenta, agregó el periódico, que mostró en su edición siete de las fotografías del lote.
Entre las fotografías escogidas por El País, aparece una particularmente célebre. Es la entrada de Fidel Castro en La Habana, junto al comandante Camilo Cienfuegos.
Se trata de una imagen que se ha convertido en icono, pero que a los efectos de la subasta tiene una característica singular: no fue hecha por Alberto Korda.
Dice el catálogo de la casa subastadora, al describirla: ``Fidel Castro y Camilo Cienfuegos entrando a La Habana, el 8 de enero de 1959, revelado en plata e impresión hecha por Korda alrededor de 2000, con su cuño y firma en el margen inferior''. La foto se vendió por el equivalente a 4,400.82 euros.
En realidad, la foto más emblemática de la entrada de Fidel Castro a La Habana la tomó Korda, pero no el célebre fotógrafo de Ernesto Che Guevara, sino el otro Korda.
Alberto Díaz Gutiérrez adoptó el nombre de Korda por motivos comerciales. También fue el nombre de su estudio fotográfico, y con los años una marca.
Los fotógrafos Díaz Gutiérrez, Luis Peirce Byers y Newton Estapé se unieron para establecer un negocio fotográfico en 1956. Gracias a un premio obtenido por Díaz Gutiérrez, nació el Korda Studios, que primero estuvo en el edificio La Metropolitana, de La Habana Vieja, y luego en su local más conocido, en el número 15 de la calle 21, entre N y O, frente al hotel Capri, en el Vedado.
Según un artículo publicado en Juventud Rebelde, el 6 de enero del 2007, los fotógrafos decidieron ponerle Korda al negocio por varias razones: ``era un término corto, sonoro, rotundo, carismático, fácilmente pronunciable y recordable; aprovechar el parecido con la marca fotográfica Kodak, y sobre todo en homenaje al famoso director y productor del cine británico -de origen austrohúngaro- Alexander Korda, quien nació en 1893 y había fallecido el 23 de enero de 1956, en esos días del inicio del nuevo estudio común''.
A partir de ese momento, las fotos comenzaron a aparecer como hechas por Alberto o por Luis Korda, que son los nombres que adoptan respectivamente Díaz Gutiérrez y Peirce Byers .
Antes del triunfo de la revolución cubana, Alberto Korda desarrolló sus habilidades de publicista y convirtió el estudio en una empresa que brindaba una imagen de marca en todas las fotografías, con independencia del fotógrafo que las captara. El concepto fue de gran utilidad en el desarrollo de campañas publicitarias para grandes firmas, que consolidaron el negocio económicamente. Una de las especialidades era el retrato de coristas, artistas y cubanas en general que aspiraban a destacarse en la farándula y la moda, así como las imágenes de eventos sociales y espectáculos.
Tras la llegada de Fidel Castro al poder, cambiaron los acontecimientos y los protagonistas a fotografiar, pero persistió el empeño de imponer una marca. Luis Korda participó de ese objetivo desde los primeros días de enero de 1959.
``Su foto más famosa, la de Fidel con Camilo, la tomó, según me contaba, cuando la Caravana de la Libertad entró a La Habana, el día 8 de enero'', afirmó Margarita Sánchez Treto, de acuerdo al trabajo de Juventud Rebelde.
``Muchos han creído que fue Alberto el que tiró esa foto del Comandante en Jefe con su fusil de mira telescópica en el hombro y Camilo con su ametralladora de mano Thompson, calibre 45. Pero en verdad la captó Luis'', agregó Sánchez Treto.
En el libro Cien imágenes de la Revolución Cubana (1953-1996), editado por la Oficina de Publicaciones del Consejo de Estado y el Instituto Cubano del Libro, en La Habana, en 1996, aparece Luis Korda como autor de la foto.
En su página 39 está la foto de Castro con Camilo, y se señala: ``Otra de las imágenes emblemáticas de la Revolución Cubana: Fidel y Camilo Cienfuegos sobre el vehículo en el que entran triunfalmente a la ciudad de La Habana, al frente de las fuerzas del Ejército Rebelde, el 8 de enero de 1959''.
También la foto se encuentra en la página 15 de un libro del periodista alemán Willi Huismann, titulado Cuba ein politisches Reisebuch, editado en 1985, explica el diario cubano.
Luis Peirce Byers nació el 17 de enero de 1912, en Manzanillo y falleció el 10 de diciembre de 1985, de un paro respiratorio.
Su madre era una mulata jamaicana llamada Virginia y su padre Edward, un estadounidense. Ambos vivían en esa ciudad del oriente cubano. En 1954, Luis viajó a La Habana y comenzó su labor de fotógrafo. Tras el 1 de enero de 1959 trabajó en el periódico Revolución y luego fue colaborador de las revistas Cuba, Bohemia y Palante, así como del diario Granma.
Respecto a la muerte de Peirce Byers, expresó su viuda: ``Muy pocos se enteraron y fue un grupo reducido de amigos a su entierro, casi nadie''.
El otro Korda parece condenado, no al olvido pero sí a la ignorancia.

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...