viernes, 11 de junio de 2010

La marioneta y los titiriteros


Hay ocasiones en que el descaro no tiene límites. Zoé Valdés es un buen ejemplo de ello. Acaba de declarar que ''dentro de Cuba, en mi mundo, en mi espacio, hice mucho más que la señora Miriam Leyva''.
Desde su llegada al exilio, Valdés se ha convertido en una repetidora de la ultraderecha anticastrista, como en Cuba fue una pregonera del régimen.
Si escribir poemas en contra de Ronald Reagan (algo, por otra parte, no despreciable si fueran buenos) y estar en París a la diestra y siniestra de Alfredo Guevara son actos de disidencia, entonces Valdés merece un puesto. De lo contrario, continúa en la pequeña historia local de la infamia.
Jose and Mario Diaz Balart, listen as writer Zoe Valdes, speaks during the presentation of the book Cuba: Infrahistoria. Una Lucha sin Tregua, written by their father Rafael Diaz Balart, presented to a full house at the Koubek Center in Miami. Pedro Portal/El Nuevo Herald (04/20/06).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...