martes, 8 de junio de 2010

Un cubano en el Rachel Corrie


Entre los siete activistas, deportados por Israel, que llegaron el pasado domingo a Jordania, después de que su embarcación, el barco irlandés Rachel Corrie, fuera interceptada sin incidentes por el ejército israelí el sábado, había un cubano.
Los deportados cruzaron la frontera entre ambos países por el puente Allenby y fueron recibidos en el lado jordano por el presidente de la Organización de Caridad Hachemita, Ahmad al Omyan, según fuentes gubernamentales.
En una conversación telefónica con Efe, el activista cubano Armando Balancio acusó a Israel de haber llevado a cabo ''una acción inhumana, que desafía a la opinión pública mundial'' por haber abordado el Rachel Corrie.
''Estamos dispuestos a intentar romper el bloqueo de Gaza otra vez'', aseguró Balancio.
Los otros seis deportados son malasios. Junto a ellos viajó un indonesio, herido el lunes pasado, durante el asalto israelí al barco Mavi Marmara, en el que murieron nueve personas.
(Una mujer sostiene un cartel en el que se lee ''Bienvenidos a casa, tripulación del Rachel Corrie, nos habéis hecho estar orgullosos'' mientras espera la llegada de la Nobel de la Paz norirlandesa Mairead Corrigan-Maguire y de otros activistas al aeropuerto de Dublín, Irlanda, el lunes 7 de junio de 2010. EFE/Aidan Crawley.)

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...