jueves, 17 de junio de 2010

Un mensaje de Arturo López Levy

Estoy en Cuba para la X Semana Social Catolica y quisiera compartirles este razonamiento tras leer la nota que publico el Miami Herald anunciando mi participacion en el evento.Lo pueden divulgar a su gusto. No ha empezado la conferencia y ya el periodico tiene que expresar su alineamiento con los sectores radicales e intransigentes del exilio cubano. El articulo me identifica como oficial del Ministerio del Interior, lo que fui entre 1992 y 1994, sin decir una palabra que soy candidato a Doctor y profesor adjunto en la Escuela Josef Korbel de Estudios Internacionales de la Universidad de Denver y la Escuela de Minas de Colorado. He enseñado mas de quince cursos en cinco universidades norteamericanas sobre politica latinoamericana, norteamericana, Energia y politica del tercer mundo, globalizacion, y teoria de las relaciones internacionales. Es curioso porque son estas credenciales academicas y mis articulos, que son mucho mas recientes, la razon por la que fui invitado a la Semana Social Catolica. Es curioso ese doble estandar porque los que se doblegan al mensaje de radicalismo, odio e intransigencia de los amigos del Herald son convertidos sin estudiar apenas un curso en universidad norteamericana alguna, sin importar si enseñan o publican en alguna parte, en "analistas politicos","academicos", y "profesores". Si eran profesores de marxismo leninismo en Cuba u oficiales del Minint, por muchos años mas, pero adoptan el mantra oficial de la intransigencia y alimentan el morbo anticomunista, son "analistas" y "profesores". Si Ud. no se subordina, la maquina macartista se lanza a pescar cualquier elemento controversial en su expediente para llenar espacios sin referirse a su trabajo y profesion.
El fin es claro; atacar ad hominem para neutralizar el mensaje de dialogo y reconciliacion. Esas tacticas son efectivas para seguir metiendo odio, desconfianza y miedo entre los cubanos pero no nos haran un milimetro mas libres o prosperos. Es un honor recibir tal tratamiento de gente con tanta rabia. Ojala que los que no han logrado nada en cincuenta años con la intransigencia y la insurreccion verbal, reflexionen y rectifiquen. Es una responsabilidad repetirles la misma pregunta de Joseph Welch al senador McCarthy: "No le queda ya un minimo de decencia?".
Saludos.
Arturo Lopez Levy.

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...