jueves, 20 de enero de 2011

Médicos con fronteras


Algunos de los cambios en la política migratoria hacia Cuba, introducidos por el gobierno de George W. Bush, tuvieron un carácter marcadamente político. El resultado fue que sirvieron para aumentar la tensión entre ambos países, sin mejorar la situación en la isla ni beneficiar de forma amplia a los cubanos que tratan de emigrar.
Entre ellos, el más controversial fue el otorgar un parole a cualquier médico que se encuentra en una misión gubernamental en un tercer país y tome la decisión de desertar, así como el dar visado a los familiares del profesional.
Cuando en una columna del 9 de julio de 2007 me cuestioné la efectividad de esa medida, creada para facilitar la deserción de los médicos cubanos en terceros países.La oficina del entonces congresista Lincoln Díaz-Balart me contestó:
“El 8 de agosto del 2006 la administración Bush anunció una serie de medidas migratorias, que se implementaron en esos momentos, incluyendo un programa para que médicos cubanos en terceros países puedan inmigrar legalmente a los Estados Unidos. Gracias a este programa, cientos de cubanos y sus familiares han podido escapar del régimen durante este último año y se encuentran viviendo en libertad”.
“Cientos” es, por supuesto, una cifra muy imprecisa.
Ahora, gracias a una información aparecida en el Wall Street Journal, se puede conocer con mayor precisión la cifra de los médicos cubanos que han logrado escapar hacia Estados Unidos.
Cerca de mil seiscientos profesionales médicos y técnicos de salud cubanos se exiliaron en Estados Unidos desde 2006, aprovechando un programa de envío de médicos al exterior, informó el Wall Street Journal.
Se trata del programa Cuban Medial Professional Parole (CMPP), un plan de asistencia médica del régimen castrista que desde el 11 de agosto de 2006 recluta a personal médico de Cuba para trabajar en otros países.
De acuerdo al Wall Street Journal, 800 profesionales utilizaron a Venezuela como el primer país de enlace; luego Colombia con 300; y 135 colegas huyeron del mismo modo por Bolivia, Brasil, República Dominicana, Ecuador, Guatemala, Guyana, Namibia y Perú, con destino a EEUU. Para concretar las deserciones, un total de 1574 visas fueron emitidas desde consultados estadounidenses en 65 países.
Evidentemente la oficina del legislador estaba exagerando un poco, aunque no mintiendo.
En una "reflexión" del año 2007, Fidel Castro dijo que EEUU robó a Cuba el 5.16 por ciento de los profesionales graduados durante la revolución.
"Entre 1959 y el 2004 se graduaron en Cuba 805,903 profesionales, incluyendo médicos. La injusta política de Estados Unidos contra nuestro país nos ha privado del 5.16 por ciento de los profesionales graduados por la revolución", escribió Fidel Castro en una Reflexión del 17 de julio del 2007, titulado El robo de cerebros. Esto significa que unos 156,182 profesionales abandonaron Cuba
La emigración de los médicos cubanos ha sido por décadas un tema recurrente en el conflicto entre Washington y La Habana. El gobierno cubano niega o demora por años la salida de los facultativos, así como retiene a sus familiares si éstos desertan en terceros países.
Según una declaración formulada en el 2005, James Cason, que ese año abandonó el cargo de jefe de la Oficina de Intereses de Estados Unidos en La Habana, acusaba al gobierno cubano de no otorgar la salida de 533 personas, a las cuales se les habían suministrado el visado.
Si el gobierno cubano tiene 37,041 médicos y otros trabajadores de la salud en 77 países, de acuerdo al artículo del Wall Street Journal, eso significa que alrededor del 4.3 por ciento de ese personal médico ha desertado.
Podría pensarse que el régimen de La Habana ha establecido mecanismos de control más estrictos, que dificultan la salida de los facultativos, pero en general el plan de las misiones médicas adolece de los mismos problemas de corrupción que otros modelos cubanos de cooperación o búsqueda de divisas, según se desprende de lo publicado en el Wall Street Journal.
Al final todo parece estar másmás cerca de otra versión de Casablanca: sobornos, la libertad puesta a precio, e irregularidades propias de un ambiente de guerra fría, como señala el diario.
Fotografía: una médico cubana en Venezuela.

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...