lunes, 7 de febrero de 2011

Comentarios memorables (I)


Me parece que va a resultar divertido hacer una sección donde aparezca algún que otro comentario realizado por los lectores de mis columnas de los lunes en El Nuevo Herald.
El único criterio que voy a utilizar en la selección de éstos es el de su singularidad. No importa que sean a favor o en contra de lo escrito. Solo un momento para añadir lo obvio: nunca he tenido que ver con la selección de comentarios en El Nuevo Herald, ni en el caso de mis artículos o de algún otro. Y en los aislados casos en que se me ha consultado sobre alguna carta que me critica con dureza, siempre he sido partidario de publicarla.
Por el momento basta agregar que cualquiera que diga que fui militante del Partido Comunista o la Juventud Comunista en Cuba, miembro de algún cuerpo de seguridad, inteligencia o policial en la isla, agente encubierto o no encubierto del gobierno cubano en Estados Unidos no sólo me insulta sino que me difama. Para esos mentirosos, muchos de los cuales sí formaron parte de esas instituciones políticas o represivas en Cuba, solo tengo desprecio.
Ahora, sin odio y sin saña, va a ir apareciendo esos comentarios de los lectores, a medida que los encuentre.
Para comenzar este me parece “genial”. El autor está en lo cierto en que en muchos casos cada Estado condecora a sus terroristas. Lo que me llama la atención es que al menos considera que Miami es un país independiente de Estados Unidos. Que yo sepa, a Posada Carriles y Antonio Bosch no los ha decorado Washington, sino que ha intentado o logrado condenarlos. A continuación, el comentario del lector:
“Estos nostálgicos que si hubiera buena comida y aire acondicionado en Cuba no vivirían en Miami cogen a Bosch y Posada Carriles para toda situación. Señores cada país condecora a sus terroristas y condena a los demás. Los ingleses condecoraron a los pilotos que arrasaron las ciudades alemanas, los judíos premiaron al terrorista Begin haciéndolo primer ministro todas las veces que quiso. Los rusos premiaron a los generales que masacraron Chechnia mientras los chechenios premiaron a los terroristas que asesinaron a los niños en las escuelas de Moscú. Los palestinos llaman héroes a sus suicidas y los Israelíes a sus soldados que los masacran. Castro le da cobija a los de la Eta y cualquier otro terrorista que ande por el mundo. Chávez llama hermano al Chacal y Obama se inclina ante los reyes Sauditas que financian el terrorismo mundial.........por qué no dejan a Bosch y Posada Carriles tranquilos?”.

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...