martes, 16 de agosto de 2011

Contra la impunidad en la injuria


Muy bien por Hugo Cancio.
El organizador del concierto del cantautor cubano Pablo Milanés informó este martes sobre posibles acciones legales contra algunos grupos de exiliados en esa ciudad, que lo acusan a él y al artista de “agentes de Fidel Castro” y buscan cancelar el espectáculo, reportó la AFP.
“Respetamos el derecho a protestar pero no aceptamos que se abuse del derecho con fines maliciosos, difamando e interrumpiendo relaciones comerciales por radicalismos ideológicos”, declaró Hugo Cancio, promotor de la gira de Milanés en Estados Unidos, que incluirá un concierto el 27 de agosto en el American Airlines Arena de Miami.
Hay un grupo de indeseables en esta ciudad ―Emilio Izquierdo, Juan Cuellar, un tal Prieres, entre otros― que ocupan su vida con la ilusión de convertirse en perseguidores y censores a todo trapo cada vez que surge la posibilidad de una competencia deportiva con atletas residentes en Cuba en esta ciudad, se producen e incrementan las visitas a familiares en la isla, aparece un libro que no les gusta en los estantes de las bibliotecas escolares públicas o acude un artista de La Habana a ofrecer un recital.
Más allá de la protesta válida, estos sujetos están empeñados en impedir que tales actividades ocurran. Para ello, recurren a la intimidación, la mentira y el agravio. Durante años han logrado lanzar la injuria repetida de llamar ´´agentes de Castro´´ a personas que simplemente apoyan o tienen una posición política distinta a la de ellos. Han actuado con impunidad y desenfado, y han contado además con la participación a su favor de una prensa timorata, torpe o ignorante.
Los vemos participar en programas de televisión, como el que hasta hace poco tuvo María Elvira Salazar, aparecer con frecuencia en emisoras radiales apegadas al pasado como Radio Mambí y ser citados con frecuencia en El Nuevo Herald.
Hasta ahora, nunca cualquiera de ellos ha tenido que detenerse a pensar (es un decir) durante un minuto por lo que expresan o a plantearse una moderación mínima ante acusaciones lanzadas con el mayor desparpajo.
Ojala y este anuncio de Hugo Cancio no se quede en una simple amenaza verbal y sirva para poner coto a los protagonistas de tantas campañas de improperios.

 

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...