lunes, 22 de agosto de 2011

Sin mirar por donde piso


En el periódico Libre, del delincuente convicto Demetrio Pérez Jr., se encuentra una especie de encuesta. Un amigo me indica que es más bien una cloaca de desahogo para la estulticia y el resentimiento, pero yo le respondo que está equivocado: en la democracia todo el mundo tiene el derecho a expresar su criterio.
Dice la pregunta que hacen en Libre: ´´¿Está a favor de la cancelación del concierto provocativo del sábado 27 en la Arena de Miami?´´
Lo que me llama la atención es que la pregunta se formula de una forma prejuiciada, ya que al catalogar el concierto de ´´provocativo´´ está influyendo sobre la opinión del entrevistado.
Es entonces mi amigo quien me sale al paso. Afirma que solo un tonto puede esperar encontrar en esas páginas el mínimo de conocimiento, objetividad o raciocinio.
Tiene razón, ¿y quién me manda andar por las calles de Miami, sin mirar para donde piso?

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...