miércoles, 21 de diciembre de 2011

Asunto secundario


España ya tiene un nuevo ministro de Asuntos Exteriores: José Manuel García Margallo Marfil. Tengo la impresión que no es un nombramiento muy favorable a Cuba, pero en realidad no hay mucha información disponible en internet.
No soy un conocedor a fondo de la política española, pero en igual sentido me parece que el gabinete de Mariano Rajoy trae varias sorpresas. Más allá de nombramientos esperados ―Soraya Sáenz, Gallardón― me han llamado la atención algunas designaciones. Tras la victoria de Rajoy pensé que Moragas sería el nuevo canciller, aunque ya entonces alguien que desde hace años conoce mucho mejor que yo las interioridades de los dos principales partidos políticos españoles me advirtió al respecto y tras el previsible nombramiento de éste como jefe de gabinete me había quedado sin ficha para apostar.
Aquí, aquí y aquí hay alguna información sobre García Margallo. Una trayectoria en que se inicia como joven monárquico y se afianza como abogado conciliador en el Parlamento Europeo.
Aunque, repito, conozco lo mínimo sobre el nuevo ministro de Exteriores, encuentro exagerada la afirmación de que es un experto en Cuba. La única referencia al respecto es que es ocupa la vicepresidencia de la comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo y de la Delegación para América Central y Cuba.
Lo que sí queda claro ―y este es un buen indicador sobre cómo funcionará el próximo gobierno español― es que García Margallo es el canciller adecuado para tratar con la Unión Europea.
La crisis española y los vínculos con la comunidad europea son las dos prioridades del gobierno de Rajoy. En ese sentido, creo que ha hecho una buena elección para tratar ambos problemas en el ámbito internacional. Cuba, como siempre, es asunto secundario.

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...