lunes, 9 de julio de 2012

Hay cólera y cólera


La preocupación de la congresista Ileana Ros-Lehtinen, quien advirtió sobre el peligro de contraer cólera para quienes viajan a Cuba, contrasta con su silencio cuando casos de esta enfermedad afectaron al estado de Florida en 2010.
En una información aparecida en la edición América del diario español El Mundo, el 12 de noviembre de 2010, el periodista Rui Ferreira señalaba el peligro de una epidemia de cólera que amenazaba el área, ya que Florida está a menos de dos horas de Haití, donde para entonces un brote de la enfermedad ya había provocado más de 800 muertos y podría enfermar a 200, 000 personas (la Organización Panamericana de la Salud ha informado que la enfermedad podría afectar entre 200,000 y 250,000 haitianos este año. El número de muertes en ese país ya ha alcanzado más de 7,000).
El artículo de El Mundo también señalaba que la capital haitiana, Puerto Príncipe está conectada con cuatro vuelos diarios. Tres a Miami y uno a Fort Lauderdale, unos 50 kilómetros al norte de Miami.
“En ninguno de los tres aeropuertos se han implementado medidas para prevenir el ingreso de enfermos del cólera. Ni siquiera en San Juan, Puerto Rico, donde hacen escala algunos de los vuelos de Puerto Príncipe a Estados Unidos. Además de Miami, la capital haitiana está conectada por vía aérea con Nueva York”, indicaba Ferreira.
En un nuevo artículo publicado en El Mundo, el 17 de noviembre de 2010, Ferreira daba a conocer la primera víctima de cólera en Florida:
“Una inmigrante haitiana residente en Florida, que viajó recientemente a Haití, ha sido hospitalizada tras un diagnóstico de síntomas del cólera, confirmaron fuentes médicas”, escribió.
La información añadía que no se había identificado a la mujer, pero daba a conocer una visita de la enferma a la región de Artibonite en Haití, considerada el epicentro del brote de cólera en ese país. Por otra parte, también se reportaba  que la paciente estaba aislada y fuera de peligro.
Aunque hubo otros casos bajo investigación, el cólera no logró avances en Florida. La enfermedad no se propagó ni ocurrieron fallecimientos.
"Es muy difícil que veamos un brote o una contaminación del cólera de Haití aquí en Florida o en algún lugar de Estados Unidos", dijo entonces el doctor Thomas Torok, del Departamento de Salud de Florida, según El Mundo.
"El riesgo es tan bajo porque nuestra agua y sistema de sanidad realmente minimiza los riesgos", añadió el medico, de acuerdo a la información de El Mundo.
El Segundo artículo de Ferreira agregaba que en la década de los años 90 hubo un pequeño brote de cólera en Latinoamérica, y en Florida aparecieron unos 20 casos. La última vez que surgió en Estados Unidos un brote de cólera fue en la ciudad de Nueva York en 1910 y murieron once personas.
Toda esta información es valiosa y a tener en cuenta a la hora de situar la situación del cólera en Cuba y los viajes a la isla en una perspectiva adecuada, lejos de la manipulación política.

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...