martes, 10 de julio de 2012

Oyentes también coléricos


Los oyentes del programa de Martha Flores se unieron al grupo de exiliados de Miami preocupados por los viajes a Cuba, ahora que se sabe que hay un brote de cólera en la isla.
Flores es una locutora ideal si a usted se le pierde un perro o un gato. Usted la llama y ella da lo noticia, especifica si hay una recompensa, a veces se preocupa por repetir la información y en ocasiones hace un llamado emocionado a los oyentes, en favor de la recuperación del animalito.
La estulticia reina en el programa, tanto por parte de la audiencia como de la presentadora. Pero esto es Miami y quien no se acostumbre a la necedad y la tontería, perece.
Por lo demás, entre los oyentes al programa se pueden encontrar:
vendedores de gatos,
buscadores de perros,
políticos locales,
asesores de políticos locales,
médicos,
enfermeros,
vendedores de gatos,
periodistas aprovechados,
expertos en cualquier tema,
batistianos,
machadistas,
batistianos arrepentidos,
aspirantes presidenciales,
alcaldes
comisionados,
buscadores de perros,
batistianos que no se arrepienten de nada
excastristas,
aspirantes a alcaldes,
maestros,
coroneles,
analistas políticos,
poetas,
críticos de arte,
teatristas,
vendedores de gatos,
actores,
policías,
payasos,
especialistas,
vendedores,
columnistas,
albañiles (no, albañiles no),
pintores,
galeristas
y, por supuesto, vendedores de gatos.
A todo ello se une una audiencia telefónica nutrida variada y de variados géneros y orígenes. Pero, sobre todo, formada por miembros del exilio histórico.
Así que no es de extrañar que esta variada audiencia mostrara su preocupación por quienes iban a la isla y volvían, porque podrían regresar a Miami portando los agentes del mal.
Esa gente seguro va a venir aquí y va a traer “el virus”. Tanto Martha Flores como el director de la emisora, Armando Pérez Roura, desconecen que el cólera es producido por una bacteria, no por un virus. Pero la ignorancia nunca ha detenido a estas conocidas figuras radiales de Miami.
“La hecatombe, la hecatombe”, afirmó un oyente. “Esto podría ser el fin de aquello, de la dictadura de los Castros”, determinó agorero. El hombre se declaró admirador del sanguinario dictador Gerardo Machado. “Machado hizo a Cuba”, sentenció. “Lo que pasa es que era un nacionalista y por eso todos lo odiaban”.
Ese reclamo nacionalista no es más que una admiración más o menos encubierta al fascismo. Hay una parte del exilio histórico de Miami que no pierde oportunidad para manifestarse a favor de cualquier forma de gobierno similar al fascismo, ya sea el franquismo en España o la dictadura de Pinochet en Chile. Esa admiración por el caudillo no es más que un culto siniestro e invertido hacia figuras como Fidel Castro, su hermano Raúl y cualquier otro “hombre de mano dura” que haya tenido poder en la isla.
En una nueva muestra patética de impotencia y frustración, las barberías y peluquerías de Miami están magnificando un brote de cólera y sacando de proporciones un problema. Sobran las razones y los motivos para criticar al régimen de La Habana. Recurrir a una enfermedad es, cuanto menos, idiota.
La Organización Panamericana de la Salud (OPS) ha informado que el cólera en Haití podría afectar entre 200,000 y 250,000 haitianos este año. El número de muertes en ese país ya ha alcanzado más de 7,000.
Esa misma organización ha dicho en Washington que está siguiendo la situación en Cuba y ha ofrecido ayuda técnica a las autoridades nacionales.
“De acuerdo con el Ministerio de Salud Pública, el brote está controlado, y existe una tendencia a la reducción de los casos como resultado de las medidas implementadas”, señaló la OPS.
 Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos no han emitido notificación alguna sobre el brote.
El brote de cólera que ha sido detectado en Cuba y que ha dejado tres muertos en la ciudad de Manzanillo, en la provincia de Granma, podría provenir de Haití, según confirmó una funcionaria del Ministerio de Salud Pública cubano, reportó Reuters.
La funcionaria, que tiene acceso diario a información sobre los esfuerzos de las autoridades sanitarias para controlar el brote y que pidió no ser identificada, comentó a la agencia que hay otros dos casos que se sospechan que hayan muerto a causa del cólera en Manzanillo, sin embargo, esta información no está confirmada.
Así, ha desmentido las versiones que apuntaban a un incremento de las muertes hasta alcanzar los 15 casos como consecuencia de una supuesta propagación del cólera en toda la isla.
Lo que no descarta la funcionaria es que las personas que padecen en este momento la enfermedad hayan viajado a Haití o hayan tenido contactos con alguien que estuvo en ese país, donde hay una fuerte epidemia de cólera que se ha cobrado la vida de miles de personas.
“Con tanto personal de salud y otros profesionales que trabajan en Haití, y dado que hay cientos de haitianos que estudian medicina y otras carreras en el este de Cuba, sabíamos que era sólo una cuestión de tiempo antes de que hubiera un brote y nos preparamos”, aseveró la funcionaria.
Cientos de médicos y enfermeros cubanos han trabajado durante más de una década en Haití. Desde el terremoto que azotó en 2010 a ese país, médicos y enfermeros cubanos han ayudado a combatir el brote de cólera en ese país.
 “Nosotros hemos diagnosticado un caso en La Habana, otro en el centro de Camagüey y unos pocos más en todo el país, y todas estas personas habían estado en la zona de Manzanillo”, explicó la funcionaria.
Los residentes que viajan en transporte público desde la provincia de Granma, están siendo revisados antes de la salida y la llegada a su destino, reveló.
La funcionaria explicó que la enfermedad es de rápida evolución por lo que es relativamente fácil de rastrear, pero ha reconocido que la falta de información ha generado muchas conjeturas.
“Estos rumores de otros brotes se deben a la forma en que están manejando la situación”, señaló.
“Las clínicas comunitarias están siguiendo a los pacientes con diarrea severa, que es común aquí durante el verano, y si cumplen con ciertos criterios son hospitalizados para su estudio, lo que hace que sus vecinos asuman que están padeciendo de cólera, cuando muy pocos o ninguno lo tiene realmente”, dijo la funcionaria.
Otra fuente que reside en la provincia de Granma ha indicado que hasta el lunes había 85 casos confirmados, con unos pocos cientos de otras personas en estudio, mientras cientos de funcionarios de la salud y otros trabajan para sofocar el brote.
 “La gente de Salud Pública está por todas partes y al parecer el problema está controlado, pero yo no me confío porque el cólera es algo serio”, declaró Roberto, un empleado de la construcción en Manzanillo.
Es normal el hecho de que una persona adquiera la enfermedad en la zona donde hay un brote, luego se marche y desarrolle el mal en otro lugar.
Esto ha sucedido no solo en Cuba, sino también en Florida.
En un artículo publicado en El Mundo, el 17 de noviembre de 2010, el periodista Rui Ferreira dió a conocer la primera víctima de cólera procedente de Haití en Florida:
“Una inmigrante haitiana residente en Florida, que viajó recientemente a Haití, ha sido hospitalizada tras un diagnóstico de síntomas del cólera, confirmaron fuentes médicas”, escribió.
Entonces no se produjo una epidemia en este estado ni nunca hubo grandes temores de que ocurriera.
Los vuelos procedentes de Haití han continuado sin interrupción.

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...