Entradas

Mostrando entradas de enero, 2012

Villar Mendoza o la desesperación

Imagen
La muerte de Wilman Villar Mendoza fue un gesto de desesperación. El acto nos enfrenta con el aspecto más siniestro del régimen cubano, su deprecio total y absoluto por la vida de los ciudadanos, pero también a una pregunta triste: ¿hasta cuándo serán necesarias estas tragedias antes que la población de la Isla haga valer públicamente su desacuerdo con la situación imperante, más allá de actos aislados que, para bien y para mal se están haciendo cada vez más frecuentes? Cierto que a esa “dictadura imperfecta” que es el gobierno de los hermanos Castro se le hace cada vez más difícil lavar su cara más sucia y repulsiva. Con el fallecimiento del opositor encarcelado, amnistías, perdones, acuerdos intergubernamentales y con la Iglesia Católica, pasan a ser gestos a medias, capítulos de un instante en que se intentó jugar con las apariencias y darle acomodo al incauto. Ante la más leve amenaza de lo que se conoce como “perder la calle”, el régimen cierra filas y el terror es el único inst…

La Habana como talón de resistencia

Imagen
Tras más de cincuenta años de proceso revolucionario, la capital cubana representa la más tenaz resistencia a una transformación que, por otra parte, ha vivido todo el país. La Habana permanece como una referencia a una época desaparecida para siempre y al mismo tiempo es el centro político de las decisiones futuras. A la vez que han resultado inútiles los intentos ―iniciados tras el primero de enero de 1959― de humillarla, reducir su valor como centro cultural y político. En vano durante un tiempo se trató de disminuir su importancia, aunque tampoco puede señalarse un avance urbano, que permita hablar hoy de una Habana distinta ―en cuanto a grandes edificios, centros culturales y conjuntos arquitectónicos de singular importancia― a la que existía cuando las tropas campesinas entraron a la ciudad, dispuestas a convertir al sitio en sus cuarteles de invierno o de verano, campamento de descanso y entrenamiento guerrillero, cantera desde la cual estudiantes, soldados y profesionales re…

Los muchos méritos de la frita cubana

Imagen
No hay mejor negocio que el de la frita. En el país de las hamburguesas, basta con conseguir un poco de carne molida de inferior calidad, echarle mucho condimento, ponerla en un pan y agregarle papitas. Nunca faltan los clientes: primero en avión y luego en bote y ahora en balsa. La frita tiene diferentes nombres: fritafarmacia, fritabodega, fritagasolinera, fritabotánica, fritabanco, fritafuneraria, fritaiglesia, fritatemplo, fritarevista, fritaradio, fritatelevisión, fritateatro, fritaperiódico, fritalibro, fritaescuela, fritapolítico, fritamédico, fritalocutor, fritanalista, fritacantante, fritaescritor, fritapintor, fritaurbanista, fritavendedor, fritamecánico, fritapropietario, fritaempresario, fritactivista, fritagitador, fritaterrorista, fritacombatiente y tantos y tantos que han terminado por hacer una ciudad y una isla en medio de un continente. El exilio ha resultado un gran negocio para unos pocos. Para la mayoría una vida de frustraciones y esperanzas. Hay que imaginar lo…

Llanto por un ícono

Imagen
Pensé que quienes iban a protestar del uso de la imagen del Che por la Mercedes-Benz eran los familiares del guerrillero asesinado en Bolivia, que la administran, o el Gobierno cubano. Sin embargo, han sido los exiliados de Miami los que se sienten ofendidos. En primer lugar, decir que Ernesto Guevara fue asesinado en Bolivia es constatar un hecho y no justificar una trayectoria. El Che fue una figura que adquirió una dimensión trágica con su muerte y última campaña, pero al mismo tiempo una mezcla funesta de fundamentalismo y frivolidad intelectual, que en vida terminó definiéndose por lo primero, pero tras su muerte se impuso lo segundo. Entre un destino centroamericano y luego caribeño y la aventura de París Guevara, escogió una consagración política que le abriría las puertas, más que a la literatura, a los intelectuales, especialmente los europeos. Eso fue quizá uno de sus mayores deleites. Era un hombre estoico y disciplinado con su cuerpo, pero de una estrechez mental que no l…

La tenue línea que va del castrismo al anticastrismo

Imagen
Una parte del exilio en esta ciudad se aferra a la ilusión de que el gobierno cubano puede sucumbir en un futuro cercano, está a las puertas de una crisis alimentaria catastrófica, cada día aumentan las protestas y agoniza presa de su inmovilismo. No es así. El proyecto revolucionario parece agotado, pero los mecanismos de supervivencia continúan intactos. Refugiarse en los extremos nunca es bueno. La isla atraviesa un etapa difícil y el impulso bajo el cual el mandato de Raúl Castro inició una serie de reformas limitadas ha desaparecido. El desencanto ha sustituido a una ligera esperanza en los cambios que muchos esperaban —con mayor ilusión que fundamentos reales— introduciría el actual mandatario cubano. Cuba sigue siendo una excepción. Se mantiene como ejemplo de lo que no se termina. Su esencia es la indefinición, que ha mantenido a lo largo de la historia: ese llegar último o primero para no estar nunca a tiempo. No es siquiera la negación de la negación. Es una afirmación a me…

La crisis del movimiento conservador

Imagen
“Las primarias sacan a la luz la crisis del movimiento conservador en EEUU”, titula el diario español El País. Es una crisis que ya tiene décadas, en las que de forma zigzagueante y oculta en ocasiones se ha venido incubando lo que ahora es cada vez más evidente. Si el Tea Party, en cierta manera, aportó energía pero enterró ideas, como afirma Antonio Caño en el artículo, los problemas de identidad del partido van más allá de la vocinglería reaccionaria. De hecho, lo que hizo el Tea Party fue llenar un vacío que se originó durante el gobierno de George W. Bush, cuando el Partido Republicano disfrutó de la presencia en la Casa Blanca de un gobernante privilegiado, que por aproximadamente seis años de mandato gozó de una enorme popularidad y que al mismo tiempo se caracterizó por una conducta y actuación ambidiestra: el paradigma del neconservadurismo y los programas neoliberales ―reducciones de impuestos, eliminación de controles al mercado , franca actitud a favor de las grandes co…

Democracia y capitalismo en Cuba

Imagen
Por décadas en el exilio cubano de Miami se ha mantenido el credo de que llevar la libertad a Cuba pasa por la reinstauración de un sistema político dominado por el mercado. No es cierto. Capitalismo y democracia no son sinónimos. Pueden coincidir, pero no necesariamente. Se puede aspirar a que en la isla exista un Estado de derecho, el respeto absoluto a los derechos humanos, la propiedad privada y la libre empresa, sin que ello implique añorar una vuelta al pasado y apoyar la ilusión de convertir a La Habana en una copia de Miami. De hecho, cada vez cobra mayor fuerza la evidencia de que el proceso de “actualización” que lleva a cabo el Gobierno de Raúl Castro está muy cerca de una vuelta al capitalismo con cortapisas ―en sus aspectos más superficiales y despiadados― y en nada interesado en el menor cambio en lo que respecta a las libertades ciudadanas. Los fanáticos del neoliberalismo, que suelen confundir la falta de regulaciones y controles del mercado con la libertad política…

Por Michelle

Imagen
Un nuevo libro sobre Barack y Michelle Obama retrata las tensiones e incomodidades de la primera dama en la Casa Blanca, y sus frecuentes choques con los consejeros del presidente de EEUU, informó The New York Times y recoge en un cable la agencia Efe. Es probable que esta información sea explotada por las emisoras de radio de Miami. Aunque a lo mejor ni siquiera llegue a ser comentada el lunes. Si hay una figura que supera a Barack Obama en el resentimiento, el odio y el racismo de la ultraderecha del exilio histórico de Miami es la esposa del Presidente. En lo personal, prefiero a esta mujer voluntariosa y con criterio propio a la boba de Laura Bush, que no llegó siguiera a consagrarse como esposa modelo para las lectoras de House and Garden, Good Housekeeping o la revista Hola, o que la astuta Hillary Clinton, que hubiera sido mejor presidente que su marido. En un adelanto del libro The Obamas, de publicación la próxima semana, la autora Jodi Kantor, expone las dificultades de adaptac…

Pregunta

Imagen
¿Alguien se ha detenido a pensar que el resultado final de la lucha entre “el admirado pueblo vietnamita’” y “nuestros muchachos”, los también heroicos marines estadounidenses ―de coraje y consumo de marihuana demostrados―, se resume en un viaje a un supermercado cualquiera en una ciudad de Estados Unidos escogida al azar, donde se adquieren unos camarones a sobreprecio, cultivados en granjas, y cuyo sabor más cercano es el de una bolsa de plástico cocinada por horas en una marmita y luego puesta a congelar?

Del desencanto a la apatía

Imagen
Hace ya diez años las cazuelas sonaron en Buenos Aires y en horas barrieron con el gobierno de Fernando de la Rúa. No ha sucedido lo mismo en la Venezuela de Hugo Chávez, donde las protestas han indicado un grado de desacuerdo con el mandatario a veces creciente, pero no sin llegar al grado de una revuelta popular. En La Habana las marchas de las Damas de Blanco ―y los actos de repudio en contra de ellas lanzados por turbas del gobierno― lograron una amplia difusión en la prensa extranjera, pero también hasta el momento han mostrado la incapacidad de la población de la isla para apoyar una queja y convertirla en un reclamo masivo. Precisamente contra esta ciudadanía ―que aún permanece en calma― es que en última instancia van dirigidos los actos de repudio, los golpes, los insultos y las obscenidades. Varios factores conspiran para que en Cuba no ocurra lo que sucede en Argentina y Venezuela. El primero es que ya pasó. Por ejemplo, al principio de la revolución, salieron las amas de…

Un rumor vuelve a recorrer el mundo

Imagen
El gobierno cubano parece tener un control absoluto de la situación cubana, pero este hecho, que se puede afirmar con certeza un centenar de veces, hay un momento en que gira 180 grados y nos sorprende. A veces de una forma simple, aparentemente inocua. Una nueva prueba de lo volátil que puede resultar en cualquier momento la situación imperante en la isla, y del poder de las redes sociales, ocurrió el lunes, día en que circuló en Twitter un rumor de que Fidel Castro había muerto. Ese día el rumor llegó a convertirse en trending topic (tema dominante) en Twitter (de acuerdo a lo publicado en Penúltimos días, se difundió a 250 tweets por minuto). No se conoce de repercusión alguna del rumor en la isla, pero cabe destacar que una difusión más prolongada del mismo hubiera tenido consecuencias. De hecho, hoy martes aparece una pequeña consecuencia, en forma de cable y de comentario en un blog. Lo interesante aquí es como el oficialismo cubano se siente obligado a blindarse frente a cual…

Maestros de la espera

Imagen
Un artículo mío en Infolatam: La realidad cubana, en su forma más cruda, es la tragedia de la ilusión perdida. El primero de enero de 1959. El día en que el ciudadano se creyó dueño de su destino y terminó encerrado, preso de sus demonios y de los demonios ajenos. La revolución como un dios arbitrario. Un proceso que alentó las esperanzas y los temores de los pobres y la clase media baja; que les dio seguridad para combatir su impotencia y les permitió vengarse de su insignificancia. Que nutrió el sadismo latente en los desposeídos y les brindó la posibilidad de ejercer un pequeño poder ilimitado sobre otros, pero que al mismo tiempo intensificó su masoquismo, al establecer como principio la aniquilación del individuo en el Estado, y vio en ello satisfacción y gozo. Para leer más, pinche aquí.

No, Joe, hemos perdido

Imagen
De acuerdo a una información aparecida en el periódico local, a Joe García, ex director ejecutivo de la Fundación Nacional Cubano Americana, le gusta bromear sobre la charla que podría tener hoy con el fallecido Jorge Mas Canosa, fundador de la que en una época fuera una poderosa organización de exiliados anticastristas. García dice que le diría a Mas Canosa que los gobernantes de Cuba han abandonado su sueño de una utopía igualitaria, y que incluso Fidel Castro había confesado que su modelo de comunismo subtropical “no funciona”. Siempre citando al diario, García añadiría en su charla imaginaria que Raúl Castro ha permitido a los cubanos iniciar más negocios pequeños, reconocido su derecho a vender casas y vehículos, e incluso ha abrazado inversiones extranjeras en esos íconos del capitalismo: los campos de golf. “Jorge diría de inmediato: ‘Se acabó. ¡Hemos ganado!’ ”, es la conclusión de la broma de un sonriente García. No, Joe. En realidad, hemos perdido.

El fracaso y la culpa

Imagen
El 1 de enero de 1959, los intelectuales cubanos despertaron con una noticia alegre que pronto se transformó en amarga: el triunfo de una revolución para la que ―pronto comenzarían a escuchar la reclamación hasta el cansancio― ellos no habían hecho lo suficiente. A partir de ese día y durante años muchos escritores lucharon ―algunos con honestidad, otros en apariencia― por librarse de una carga que al principio fue culpa existencial y terminó transformada en alabanza, oportunismo y cobardía. El origen de la culpa hay que buscarlo en el siglo XIX, cuando en la isla un grupo de eminentes intelectuales se destacan por su lucidez y el deseo de evitar que luego de la independencia se repitieran en el país los errores que por entonces ya ocurrían en las nacientes repúblicas hispanoamericanas. Su labor educativa fue enorme, pero su fracaso político ―no lograr librar a la sociedad cubana de los males que anticiparon― marcó el destino de la nación. La frustración encontró refugio en la ideali…