martes, 8 de enero de 2013

La farsa venezolana


El presidente Chávez no acudirá mañana jueves a jurar su cargo como presidente de Venezuela por tercer período consecutivo. ¿Y eso es noticia? ¿Es que alguien esperara que acudiera? 
La noticia, tampoco novedosa, es la paciencia sin límites del pueblo venezolano, que aguanta silencioso esta farsa. 
Porque de una farsa se trata.
El presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, hizo el anuncio hoy martes por la tarde.
Cabello leyó en la sesión del Parlamento una carta del vicepresidente, Nicolás Maduro, en la que confirma la ausencia de Chávez e invoca el artículo 231 para que, por causas médicas “sobrevenidas”, se permita al comandante ser investido en fecha posterior y ante el Tribunal Supremo de Justicia.
Pero un momento, no era el propio Diosdado Cabello quien todavía ayer afirmaba que no se descartaba la presencia de Chávez para la toma de posesión del día 10.
El presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Diosdado Cabello, había dicho que el oficialismo no descartaba que el presidente Hugo Chavez esté el 10 en Caracas, junto al anuncio de que  ese día se celebrarían actos populares y oficiales con asistencia de dignatarios extranjeros, de acuerdo a una información aparecida en el diario español El Mundo.
"Nosotros no descartamos absolutamente nada, lo que no vamos a llegar es al 10 sin saber qué es lo que vamos a hacer", dijo Cabello, vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), al responder a una pregunta sobre si se descartaba que Chávez esté ese día en Caracas, fecha de su toma de posesión de mandato. 
Ahora Cabello lee una carta en que Maduro asegura que hace la solicitud por instrucciones del propio Chávez, convaleciente en La Habana desde el 11 de diciembre tras su cuarta operación de cáncer, y en atención a las recomendaciones “del equipo médico que vela por el restablecimiento de su salud”, por las que se revela evidente que “el proceso de recuperación postquirúrgico deberá extenderse más allá del 10 de enero, motivo por el cual no podrá comparecer en esa fecha ante la Asamblea Nacional”.
La cúpula chavista lo único que hace es jugar con los sentimientos del pueblo venezolano, con el fin de ganar tiempo y consolidar un chavismo sin Chávez.
Sino fuera patético serviría para reírse uno de estos despreciables sujetos.
Por lo demás, es una farsa sin gracia ni tino.
Mucho mejor es ver a Marx, los hermanos.

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...