viernes, 3 de mayo de 2013

Soberanía, patria y espía



Un juez federal de Miami decidió que el espía cubano convicto René González puede quedarse en la isla permanentemente si renuncia a su ciudadanía estadounidense. Es una decisión acertada.
González  cumplió la sentencia de prisión en octubre de 2011. Todavía estaba cumpliendo tres años de libertad condicional.
El Departamento de Justicia inicialmente se opuso al pedido de González —nacido en Estados Unidos— de pagar el resto de su condena en Cuba, pero abandonó sus objeciones cuando él ofreció renunciar a su ciudadanía estadounidense
Creo que la deportación de González es la mejor solución para ambos países, Cuba y Estados Unidos, y me parece que éste tiene el derecho a renunciar a la ciudadanía estadounidense.
Sin embargo, cuando el asunto se traslada del individuo al Estado ―y en este caso la persona no es más que un instrumento de un gobierno― vuelve a resultar desproporcionada la distancia entre lo que el Gobierno cubano pide o exige y lo que concede.
Cuba debería comenzar por reconocer el derecho a la doble ciudadanía, o al menos poner en práctica la ley constitucional ―vigente pero no aplicada― que hace que la ciudadanía cubana se pierde cuando un ciudadano acepta otra nacionalidad.
De esta forma, cualquier cubanoamericano ―una denominación que define una categoría de origen, pero no establece un status migratorio o una legalidad ciudadana― tendría el derecho a entrar a la isla con su pasaporte cubano, sin tener que renovar o adquirir el cubano.
Es decir, mientras en Estados Unidos la distinción entre ciudadanía por nacimiento y ciudadanía por naturalización rige en muy pocos aspectos de la vida cotidiana ―al punto que en muchos casos sólo se recuerda en el caso de que a la persona se le ocurra la horripilante idea de aspirar a la presidencia del país―, en la isla es una especie de letra escarlata, que por la gracia del gobierno de los hermanos Castro uno no puede quitarse de arriba.
No es ni siquiera pedir que la nación cubana se comporte como el resto de muchos países civilizados, y permita la doble o la triple ciudadanía, en momentos en que han desaparecido muchas fronteras y los trámites de visados se han simplificado, a pesar de los retrocesos impuestos por las diversas amenazas terroristas. Es simplemente dar la opción de entrar como ciudadano cubano o como norteamericano al que ha adquirido esta condición.
Por supuesto que en esos casos el Estado cubano podría exigir la correspondiente visa, a falta de un tratado migratorio al respecto, pero el visitante tendría la opción de entrar a su país de origen con el respaldo de un país. ¿Quién respalda ahora al inmigrante o exiliado que vuelve a la isla? El gobierno norteamericano se lava las manos con razón, y lo establece bien claro.
Quien, pese a tener un pasaporte de Estados Unidos saca uno cubano para entrar a la isla, está haciendo una renuncia temporal y explicita de ciertos derechos que le brinda su país de adopción. Se colocaba bajo una espada de Damocles por condiciones familiares o personales. Pero en última instancia acepta la renuncia a muchos de los derechos que recobró al abandonar Cuba, sea por un par de semanas o por un período más largo.
La respuesta a esta disyuntiva no debe ser una imposición por parte de otro Estado, como una prohibición o límite a los viajes, sino un reclamo del exilio. Desafortunadamente eso no existe. En Miami, por ejemplo, la mayoría de las organizaciones de exiliados se pierden en una falsa beligerancia, cuando no en un puro negocio a costa de la disidencia y la oposición en la isla. En lo que respecta al gobierno cubano, sólo le interesa un exilio de borregos, formado por mansos viajeros a los que se exige, en el menor de los casos, pasividad y obediencia sin chistar. Pero no basta con ello. Desde hace años hay toda una campaña ideológica y de propaganda que plantea como requisito fundamental, para adquirir la medalla del buen inmigrante, el respeto a la “soberanía” cubana.
Resultaría un mal chiste si no fuera patético. La caldosa de “soberanía”, “patria” y “nacionalismo” comenzó a cocinarse en Cuba tras la desaparición de la Unión Soviética, el fin del uso del término “internacionalismo proletario” y la conclusión de las aventuras guerrilleras en todo el mundo. Hasta entonces, la unión mundial de los proletarios había sido la norma del marxismo leninismo. Primero como ideal central, durante la Primera Guerra Mundial y la Revolución de Octubre, y luego como disfraz del expansionismo soviético. Pero más allá de sus tergiversaciones ―o a consecuencia de ello― el concepto fue un avance de lo que vendría después. ¿Qué es la globalización sino el internacionalismo corporativo? Sin marchas ni consignas, se ha impuesto una forma de internacionalismo que avanza y retrocede, pero al que ya es imposible abandonar incluso en época de crisis mundial.
Al  ver amenazado su mundo de intercambios socialistas, el Gobierno cubano retrocedió ideológicamente a un refugio del Siglo XIX y a una exaltación patriotera de escuela elemental y logia de provincia. Tras años en que los cubanos fueron relegados a l fondo de la fila por la llegada del último guerrillero y el próximo becado, comenzó a repetirse que esos condenados a la cola estaban orgullosos de su origen patrio y que reclamaban desde su lejano turno que se “respetara la soberanía”.
Matrimonios de todo tipo, alianzas casi imposible y reniegos de las luchas independentistas cuando miles de cubanos se lanzaron a reconquistar la ciudadanía española no han bastado para que se siga repitiendo, en las agencias cablegráficas, discusiones de expertos y programas de televisión de todo tipo, que los cubanos son los patriotas más furibundos que se conocen sobre la tierra. ¿Ignorancia, oportunismo  o ganas de no buscarse problemas?

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...