martes, 4 de junio de 2013

Bienvenidos nuevos lectores desde Cuba



Los cubanos estrenaron hoy martes nuevos servicios para conectarse a internet, con la apertura de 118 nuevas salas de navegación en todo el país. La noticia adquiere aún más importancia debido a que la conexión está libre de censura, en lo que respeta a los periódicos y otros medios de información, según las informaciones que llegan desde la isla.
A esto se añade que la velocidad y la capacidad de descarga es mucho mayor que la que estaban acostumbrados los residentes en Cuba, que por años han estado sufriendo lo que en una ocasión una amiga me caracterizó como “un internet de palo”.
Aunque los precios de conexión son muy caros para la mayoría de los cubanos, es un paso de avance. Se debe seguir insistiendo hasta lograr que los servicios de internet estén disponibles para todos los habitantes de la isla.
Un paso de avance que —como suele ocurrir en Cuba— llega con limitaciones. En las oficinas que prestan el servicio hay que firmar un contrato, antes de sentarse frente a la pantalla del ordenador, donde se advierte que no se debe usar el servicio para “acciones que puedan considerase (…) dañinas o perjudiciales para la seguridad pública”. Se trata, especifica Yoani Sánchez, de “una espada de Damocles que podría ser interpretada también a partir de considerandos políticos e ideológicos”.
Cuaderno de Cuba ha visto un ligero incremento en los visitantes desde la isla y es de esperar que esta cifra continúe en aumento.
De mantenerse esta tendencia, para este blog sería un encuentro mucho más pleno —dilatado por años— con ese grupo de lectores naturales del sitio, aquellos que más allá de la curiosidad, un afán de conocimiento o el interés en contrastar ideas, encuentran temas que les atañen en su vida cotidiana.
Bienvenidos todos.

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...