sábado, 29 de junio de 2013

El problema es con el reglamento



Diecinueve integrantes de las Damas de Blanco abandonaron la organización en Santiago de Cuba.
“Ellas se fueron por no cumplir el reglamento”, dijo Soler por teléfono a Martínoticias.com desde La Habana el miércoles. “El reglamento dice que quien le falte el respeto a la líder, provincial o nacional, incumple el reglamento”, agregó.
Es más bien una respuesta típica de un sargento de barrio. Si se está al frente de una organización que tiene un reconocimiento internacional, que ha obtenido premios y que recibe apoyo monetario del exilio, su presidenta debería ser al menos un poco más expresiva y ofrecer detalles. Más cuando la pregunta viene de un órgano de prensa que no solo está identificado por completo con el grupo de mujeres que luchan por derechos humanos en Cuba, sino que le sirve de puntal y centro de resonancia.
De acuerdo a la información publicada en Martínoticias.com, Soler se refirió vagamente a problemas de “celos y acusaciones infundadas” en la delegación de las Damas de Blanco en Santiago de Cuba, pero se negó a aclarar las causas concretas del conflicto.
“No tengo que darle cuenta a ningún medio de prensa de los problemas internos de la organización, las Damas de Blanco somos una organización democrática”, respondió enfática.

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...