domingo, 14 de julio de 2013

Defender derechos con el dinero ajeno



Más allá del mal uso y la falta de control sobre los millones de dólares que desde hace años viene destinando Estados Unidos para supuestamente hacer avanzar la libertad en Cuba, fortalecer la sociedad civil y favorecer el respeto a los derechos humanos, hay varios aspectos que llaman la atención en lo que hasta el momento no ha sido más que un gran derroche de fondos.
En primer lugar, hay que señalar el desconocimiento y la prepotencia que subyace en ese esfuerzo, aparentemente democrático y generoso, que ha llevado a la impresión de miles de textos sobre la importancia de los derechos humanos.
Lo que en un primer momento pudo haber sido una labor educativa, se ha convertido en el pretexto perfecto para justificar costos de imprenta, compras en librerías y elevados gastos de distribución.
El fundamento que ha determinado tal colosal botadera de dinero es, en el mejor de los casos, de un paternalismo grosero, por no decir una muestra de racismo: quienes viven en la isla no han exigido mayores libertades porque las desconocen.
El camino del aprendizaje —de acuerdo a esta estrategia— abriría las puertas de una mayor conciencia ciudadana, con la consecuencia de un aumento en las protestas y una mayor exigencia hacia el respeto de los derechos humanos. Esto no ha ocurrido. En primer lugar porque se pasan por alto las características esenciales de la naturaleza represiva del régimen de La Habana, a lo que se añade que se sobrevalora la función de una propaganda hecha para complacer a Miami, que desconoce lo que realmente ocurre en la isla.
Al limitarse a la vía, socorrida y sencilla, del envío masivo de folletos, un aspecto muy importante se pasa por alto. Es el rechazo natural que tiene el pueblo cubano al bombardeo de propaganda, algo que ha padecido durante décadas.
El segundo aspecto llega precisamente por el rumbo contrario. Si se contabilizan los millones de dólares dedicados al incremento del periodismo independiente en Cuba, y se contrapone esta cifra con el valor de la información enviada desde la isla, hay que concluir que en Estados Unidos la palabra se paga a un alto precio. O al menos algunas palabras o las palabras de algunos.
Cabe preguntarse qué importancia han tenido tantos y tantos artículos de poca calidad, así como reportajes mal hechos, que desde hace años llegan a la Florida y a todo el mundo gracias a la existencia de supuestas “agencias” que aquí en Miami los recogen y distribuyen.
¿Han ayudado a conocer mejor la realidad cubana? ¿Han sacado a la luz hechos importantes? ¿Se puede creer en lo que se afirma en muchos de ellos? Aunque la prensa independiente cubana ha logrado ofrecer algunas informaciones de valor sobre lo que ocurre en Cuba, en otros casos estas preguntas aún tienen una respuesta negativa. No se trata de exigirle demasiado a la prensa independiente, pero tampoco de sobrevalorar sus resultados. En lo que la ecuación sigue brindando un producto de pobre calidad es en la reprodución en Miami o Madrid de informaciones dudosas, que nunca llegan a ser verificadas de forma independiente y que a los pocos días desaparecen de los titulares.
A esto se añade que mientras en Miami hay demagogos y tergiversadores, que perciben ingresos substanciosos gracias a estos materiales —cuya veracidad de contenido no debe ser cuestionada, según el canon del anticastrismo imperante en esta ciudad—, sus autores en la isla reciben migajas, y eso sólo en el mejor de los casos.
Los dos aspectos anteriores son hasta cierto punto secundarios ante el derroche que representan viajes, congresos y reuniones de acólitos en los puntos más diversos del planeta.
La clave aquí no es que varias organizaciones de Miami y Washington se dediquen a estas labores, sino que las lleven a cabo con el dinero de los contribuyentes norteamericanos. No es correcto que con fondos fiscales se financien programas que intentan producir un cambio de régimen en Cuba. Lo que tiene que hacer Washington es acabar de tirar a la basura cualquier plan —concebido por burócratas, políticos y vividores— destinado a una supuesta transición democrática en la isla, y limitar la ayuda en este sentido a un fondo humanitario para los opositores que continúan presos.
Quienes en esta ciudad apoyan de forma activa a la disidencia expresan que este movimiento no debe ser aislado, que las voces de quienes protestan, critican o se oponen pacíficamente al gobierno de La Habana deben ser escuchadas en todo el mundo.
Lo que no aclaran es cuál es el bolsillo del que salen esos dólares. Si los exiliados en Miami estuvieran dispuestos a aportar recursos para estas labores, sería entonces un esfuerzo privado, que siempre y cuando se realice dentro de las leyes establecidas es perfectamente legal. Sin embargo, lo que quieren muchos de los que dirigen esas organizaciones es que el gobierno subvencione una labor de cambio de régimen, en que el aparente patriotismo corre por su cuenta mientras el dinero sale de otra parte.
Se trata de la retórica de la justificación del fracaso, ante la incapacidad para transitar formas nuevas, que pueden ser de mayor efectividad en la defensa de los derechos humanos.

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...