viernes, 19 de julio de 2013

Entre China y Corea del Norte



Hay una brecha entre la Cuba del ciudadano de a pie y la Cuba de permanencia,  estabilidad y desarrollo: la visión que a los ojos del mundo intenta ofrecer el Gobierno  cubano. De su ensanchamiento o disminución depende el fracaso o el triunfo de Raúl  Castro. Confundir ese fracaso o triunfo con la caída del régimen es un error que se repite en  Miami sin cesar. No es la búsqueda de mayor democracia lo que está en juego en La  Habana, sino el intento de encaminar al país en una estructura económica más eficiente,  dentro de un sistema totalitario, con un gobierno que funcione a esos fines. De lo que  se trata es de superar la etapa en que el líder supremo determinaba tanto la  participación en un conflicto bélico como un nuevo sabor de helado.  Ahora el país se arrastra entre la necesidad de que se multipliquen supermercados,  viviendas y empleos, y el miedo a que todo esto sea imposible de alcanzar sin una  sacudida que ponga en peligro o disminuya notablemente el alcance de los centros de  poder tradicionales. Pero las respuestas en favor de transformaciones han sido  descorazonadoras. El avance económico y las posibilidades de empleo sustituidas en buena medida por la promesa de la vuelta al timbiriche. Rodeando la indecisión entre la  permanencia y el cambio, el peligro del caos. Cuba ha logrado con éxito vender su estabilidad, por encima de cualquier esperanza de  mayor libertad para sus ciudadanos. Las apariencias de estabilidad, sin embargo, no  deben hacer olvidar al Gobierno cubano que, en casi todas las naciones que han  enfrentado una situación similar, lo que ha resultado determinante a la hora de definir  el destino de un modelo socialista es la capacidad para lograr que se multipliquen no  mil escuelas de pensamiento sino centenares de supermercados y tiendas. De esta manera, hay dos opciones que no necesariamente toman en  consideración el ideal democrático. Una es el mantenimiento de un poder férreo y obsoleto, que sobrevive por la capacidad de maniobrar frente a las coyunturas internacionales y que en buena medida se sustenta en la represión y el aniquilamiento de la voluntad individual. Otra es el desarrollo de una sociedad que avanza en lo económico y en la satisfacción de las necesidades materiales de la población –sobre la base de una discriminación económica y social creciente–, pero que a la vez conserva el monopolio político clásico del totalitarismo. Esta disyuntiva, que abre un camino paralelo a las esperanzas de adopción de  cualquiera de las alternativas democráticas existentes en Occidente, no es ajena a la  realidad cubana.
Poco a poco ha surgido en Cuba la necesidad de decidir un camino entre la China de  hoy, de cara al futuro, y la Corea del Norte aferrada al ayer. Por supuesto que ambas  vías arrojan por la borda cualquier ilusión democrática, pero no por ello son cada vez  más reales ante la posibilidad de tener que aceptar –con disimulado júbilo o a regañadientes– el hecho de que la transformación política en la I sla es a largo plazo. Pero si durante los primeros dos años de su mandato Raúl Castro pudo limitar las definiciones ideológicas al mantenimiento del status quo, utilizó en sus discursos mediante el argumento de la “legitimidad de origen” (el triunfo durante la insurrección del Movimiento 26 de Julio), y así esquivar con éxito que su mandato comenzara a ser analizado de acuerdo con la “legitimidad de ejercicio”, a partir de finales de 20l0 las cosas comenzaron a complicarse con la declaración de Fidel Castro de que “el modelo cubano ya no funciona ni siquiera para nosotros mismos”. Estas palabras, que han sido sujetas a diversas explicaciones –desde un supuesto espaldarazo al gobierno de su hermano hasta una muestra de demencia senil–, colocaron en un primer plano la necesidad de lograr una eficiencia del sistema, al tiempo que Fidel Castro se reservó para él, de forma absoluta y repetitiva durante un tiempo, la exposición detallada de sus méritos, y singularizar así en su persona la “legitimidad de origen”, con la publicación de dos volúmenes de lo que podrían considerarse sus memorias, La ofensiva estratégica y La victoria estratégica, ambos de 2010, así como el más reciente Guerrillero del tiempo (2012), una entrevista autobiográfica de más de mil páginas y dos tomos con la periodista cubana Katiushka Blanco, a los cuales se le suma un texto relativamente más antiguo, la Biografía a dos voces (2006), con Ignacio Ramonet.
Con Fidel Castro convertido en el máximo representante de la “legitimidad de origen”, su hermano menor  se ha visto obligado a ejemplificar que es cierto su señalado pragmatismo, y a demostrar su eficiencia en el terreno de la “legitimidad de ejercicio”, la cual tendría que venir dada por los logros en conseguir cierto avance en el nivel de vida de la población, alcanzado mediante la inversión extranjera adecuada y una limitada liberalización económica. Pero estos aspectos continúan en buena medida sin ser definidos, tras la frustración a consecuencia de que las esperanzas despertadas tras su discurso de aceptación del mando, y las primeras medidas de cambios económicos, no han continuado a un ritmo creciente sino todo lo contrario: se han detenido.
Raúl Castro se ha apoyado en tres condicionantes –tres pretextos se podría decir también– para “justificar” las demoras en lograr una mayor eficiencia del sistema cubano. El primero es la lucha contra la corrupción, que es el pilar raulista más repetido en los medios de prensa cubana. El segundo es un extendido proceso organizativo, que de vez en cuando muestra algún signo de avance, pero que en general se mantiene entre sombras. El tercero es un plan de inversiones extranjeras, que en cierta medida sería la solución a largo plazo de los problemas económicos de la isla.
Por un tiempo se especuló en que momento adoptaría La Habana por una clara definición de su rumbo, que implicaría escoger entre la vía de Pekín y la de Pyongyang.
Al tiempo que la isla alienta cierto tipo de inversión extranjera, y un muy limitado sector de trabajo privado, en lo que algunos ven como el inicio de un camino de apertura económica estilo China, Cuba sigue esgrimiendo el argumento de plaza sitiada, y hasta ahora ha contado con el “apoyo” del gobierno norteamericano, empecinado en las presiones económicas, que fundamentalmente afectan al ciudadano de a pie, no importa donde viva.
Bajo esta óptica, las negociaciones solo se logran a partir de crisis. Hasta ahora solo podía afirmarse con reservas que el Gobierno cubano miraba al de Corea del Norte como ejemplo, aunque tampoco era desacertado señalar que hay una serie de similitudes –papel de las fuerzas armadas, privilegio a la cúpula militar y culto a la personalidad– que emparentan a estos dos países distantes en geografía y a veces cercanas en política.
Como sustentación de esa visión vale indicar que cada vez más resulta evidente que las alternativas para Cuba son entre la estabilidad y el caos, y nadie en Washington quiere una situación caótica a noventa millas de Estados Unidos.
Sin embargo, hasta el momento el incidente del Chong Chon Gang ha mostrado que más que una crisis, estamos ante una chapuza con dos protagonistas, Pyongyang y La Habana, ¿y ahora qué recursos le quedan al régimen de los hermanos Castro?   

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...