viernes, 19 de julio de 2013

Llaman desde una tumba a congreso de escritores



Miguel Barnet hizo público el llamamiento al próximo congreso de la UNEAC, informa el diario oficial cubano Trabajadores.
“El etnólogo y escritor cubano Miguel Barnet, presidente del comité organizador del 8vo. Congreso de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) hizo público en Santiago de Cuba el Llamamiento al evento, en el cual se destaca que la cultura cubana tiene deberes ineludibles en medio de los complejos problemas y el momento crucial que viven la patria y la Revolución socialista”, dice el diario, con mayúsculas incluidas en palabras que considera clave. No está muy bien ortográficamente, para un miembro de la Academia Cubana de la Lengua, pero debe sonar bonito y revolucionario.
“Desde el Mausoleo del Segundo Frente, lugar donde reposan los restos de la heroína Vilma Espín, junto a los del artista Antonio Gades, y combatientes de ese frente guerrillero, la vanguardia artística e intelectual de la nación ratificó el compromiso que le asiste con la obra levantada y defendida con lealtad y pasión frente a los enemigos de adentro y de afuera”, agrega la publicación.

Eso de llamar a un congreso de escritores desde una tumba no suena tan solemne como deben pretender los organizadores. Más que pomposo es simplemente ridículo. Pero resulta evidente que la UNEAC sigue aferrada al pasado. Ahora que se ha hecho evidente que Cuba y Corea del Norte no son de un pájaro las dos alas, pero sí ambos extremos de unos hierros viejos, el tono marcial no está de más.
“El Llamamiento deja claro igualmente el interés de los miembros de la UNEAC de aportar  con plena conciencia  a transformar desde la cultura conductas negativas como las indisciplinas sociales, la marginalidad y el irrespeto a las normas y los valores morales, en consonancia con reclamo hecho recientemente por el presidente de la nación, el General de Ejército Raúl Castro Ruz”, de acuerdo a otro párrafo del llamado.
Aquí sí ya el congreso del futuro cae de lleno en el pasado, y recuerda aquello de transformar a los escritores en ingenieros sociales. No veo la forma en que un poema, un cuento o un poema resulten efectivos contra la indisciplina, el irrespeto o la marginalidad, salvo que se intente convertir al viejo manual de urbanidad y buenas costumbres de Manuel Antonio Carreño en el canon literario de la isla. Si se tiene en cuenta que Carreño era venezolano, quizá la idea no resulte tan descabellada.
La UNEAC tiene una magna tarea por delante para el próximo año, en que se celebrará el evento, que ya desde ahora se puede vaticinar que será todo una muestra de respeto, cordialidad y buenas maneras. Se asegura que nadie gritará,, ni siquiera se anticipa que alguien alce la voz más de lo debido.
Advertencia: hay rumores de una propuesta para limpiar de malas palabras al archivo de películas cubanas.

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...