domingo, 27 de octubre de 2013

Al olvido los muertos cubanos en Granada


El viernes 25 de este mes, el diario Granma publicó un artículo sobre la invasión estadounidense a Granada, al cumplirse 30 años del hecho.
Con el título Granada pagó por la derrota en Vietnam, el texto intenta analizar la coyuntura internacional que llevó a lo ocurrido y los problemas que en aquel momento, según la autora, Dalia González Delgado, enfrentaba Washington.
A partir de ello, se ofrece una comparación con situación actual, tanto en Estados Unidos como en el resto del mundo.
Lo “curioso” del trabajo es que no tiene ni una sola palabra en que se mencione la participación de las tropas cubanas en los acontecimientos.
Así, luego de treinta años, caen el olvido más completo todos los cubanos enviados a la pequeña isla caribeña por el entonces gobernante Fidel Castro —en especial los “700 constructores-soldados” encargados de hacer un aeropuerto internacional— de los cuales 638 fueron capturados; 86 se rindieron y otros, entre ellos el jefe de las tropas, buscaron asilo en la embajada soviética.
Pero lo que es más importante: tampoco se mencionan los 25 que murieron durante la operación (por ejemplo, el funcionario del Partido Comunista de Cuba Carlos Díaz, que fue uno de los enviados por Fidel Castro para organizar la resistencia), lo que hacen que sigan condenados al olvido por  unos hechos ajenos a su responsabilidad y no haberse inmolados de una forma estúpida, como era el deseo de Castro.
Por supuesto que no hay referencia alguna al coronel Pedro Tortoló Comas, que también fue enviado por Castro, para ponerse al frente de las tropas, quien luego fuera degradado, enviado como soldado raso a Angola y luego se ha dicho que en los últimos años se dedica al oficio de taxista en La Habana. Como tampoco hay mención alguna del entonces embajador, Julián Torres Rizo, que al parecer es ahora guía turístico en la capital.
El hecho es más singular aún si se tiene en cuenta que en los más de cincuenta años de enfrentamientos entre el gobierno de Cuba y el estadounidense, fue la invasión de Granada el único momento en que las fuerzas cubanas y norteamericanas han tenido un encuentro bélico frontal.
Todo ello para, una vez más, desechar cualquier esperanza de un periodismo serio en Cuba, siquiera en el tratamiento de los hechos históricos.
Triste destino para todos los cubanos que participaron en ese, otro de los tantos delirios de grandeza de Fidel Castro.


Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...