lunes, 4 de noviembre de 2013

Cuba: para orinar hay que pagar


El proceso que por costumbre y desidia se sigue llamando la revolución cubana siempre se ha caracterizado por los bandazos, el ir de un extremo al otro. En una época el Estado se ocupaba de todo, ahora busca quitarse de arriba aquello que no considera fundamental para su supervivencia. De pronto, los cubanos acaban de descubrir que orinar tiene un precio.
Se iniciaba con la vida y terminaba con la muerte. Del primer al último momento el Gobierno siempre aparecía para ocuparse del asunto. Todavía lo hace en cierta medida.
Nadie tenía que pagar por un parto o por un ataúd. Por el camino de la vida aparecían todos esos momentos en que se le recordaba al cubano lo afortunado que era, al vivir en un país donde no tenía que preocuparse por un seguro médico que cubriera el nacimiento de un hijo o esa modalidad del entierro y la tumba que se pagan por adelantado y a plazos.
Por supuesto que aparentemente había una ventaja económica. Luego el Gobierno se ocupaba de cobrarle de mil maneras al “beneficiado” por los dones recibidos, y las deficiencias que han ido agudizándose con los años —desde tener que llevar la sábana al hospital hasta los pagos subrepticios para lograr un mejor trato o simplemente el servicio que es gratuito pero no se brinda—, pero la filosofía de un Estado protector salía a relucir siempre.
Aunque mellada al extremo, esa filosofía sobrevive en los discursos. Sólo que desde hace años tiene otro concepto, la “gratuidad” ha venido a poner un freno. Para el gobierno de Raúl Castro, poner límites cada vez más firmes a lo que se entrega gratuitamente se ha convertido no simplemente en una realidad, sino también un postulado. No se plantea como un principio ideológico, pero en la práctica lo es: una proposición necesaria que sirve de base para justificar el no rendir cuentas por lo que se prometió originalmente pero ya no se cumple.
La gratuidad y la falta de control de costos fue por años parte del sistema cubano, sobre todo a partir de la mal llamada “Ofensiva Revolucionaria” de 1968. La entrada gratuita a las actividades deportivas y museos; las guarderías o círculos infantiles que no se pagaban; los teléfonos públicos gratis —y que  al mismo tiempo dejaron de funcionar— y las tarifas fijas y mínimas del consumo de gas en La Habana, para citar algunos ejemplos. Con furia  partidistas, los funcionarios buscaban como dar algo más sin cobrar —al punto que por esa época se comenzó a hablar de la eliminación paulatina del dinero— aunque luego aquello que no costaba un centavo desaparecía del panorama. Ser gratis se convirtió en sinónimo de inservible, inútil e inexistente.
Alguien puede argumentar que los servicios médicos y educacionales continúan ofreciéndose sin costo en Cuba, pero las deficiencias que enfrentan ambas esferas reflejan no solo una filosofía social sino también una incapacidad para encontrar una solución a los problemas que presentan.
Lo que llama la atención es que ese mismo afán que antes imperó en la tendencia a no cobrar existe ahora en la búsqueda de actividades, funciones y servicios que puedan ser entregados a la esfera privada y de los cuales el Estado pase a beneficiarse no como administrador sino como rentista. Y que ese énfasis en ampliar la esfera privada gira, como en otras ocasiones, dentro de un sector muy secundario de la esfera económica.
Y así se llega a la última de las “reformas” del gobierno de Raúl Castro, que acaba de descubrir que descargar la vejiga o el intestino debe tener un precio y legalizó el alquiler de los baños públicos como negocios privados.
Hay que añadir que lo que acaba de decretar —no confundir con excretar, para evitar chanzas— el gobierno cubano existe en buena parte del mundo En las ciudades europeas  hay diversos tipos de servicios sanitarios públicos, en que las formas de pago adoptan las más diversas modalidades, desde entregar algún dinero por lo general a un anciano a cambio de un trozo de papel higiénico hasta una puerta que para abrirla hay que introducir una moneda. Y también los hay completamente gratis.
Sin embargo, y conociendo el carácter y la inventiva del cubano, la noticia despierta de inmediato la sospecha que estas nuevas licencias abren la posibilidad de que sean utilizadas para la oferta de servicios más amplios, y que junto a urinarios, lavabos e inodoros comiencen  a surgir una modalidad de “baños turcos” y dentro de un tiempo conoceremos de redadas en estos nuevos baños públicos, problemas de “jineterismo”, etc. Sin excluir además la posibilidad de la aparición de letreros en contra del Gobierno. Por lo que no solo se abre una fuente de trabajo para el cuentapropismo, sino también se amplía la labor de la policía política.
Esta es mi columna semanal en El Nuevo Herald, que aparece en la edición de hoy lunes, 4 de noviembre de 2013.

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...