Un cubano universal


Hay un error que con frecuencia cometemos cuando hablamos de la obra del profesor Carmelo Mesa-Lago, y es referirnos solo a sus aportes a los estudios sobre economía e historia social en Cuba.
Esa culpa, que pretendo compartida en el párrafo anterior, tiene dos orígenes. Uno es que quienes “cometemos” el pecado somos por lo general cubanos, y la obsesión por el tema e ignorancia hacia otros ajenos nos impulsan a la injusticia. Otro es que con su proverbial modestia, Mesa-Lago es a la vez víctima y victimario. No en que no se le reconozcan sus méritos, porque felizmente ello no ha ocurrido —ya que ha recibido múltiples premios, distinciones y diplomas—, sino en que no se divulguen lo suficiente sus logros.
Hablar de la labor de este cubano universal tiene dos riesgos: uno es quedarse siempre corto y el segundo resultar fatigoso en la enumeración. Pero vale la pena recorrerlos para brindar una breve panorámica de una vida dedicada no solo a los estudios académicos sino fundamentalmente al beneficio de la Humanidad.
Carmelo Mesa-Lago es experto fundamentalmente en cuatro campos de conocimiento: economía de la seguridad social; sistemas económicos comparados y desarrollo; economía, política social e historia económica de Cuba y estudios latinoamericanos. En todos ha hecho aportes fundamentales.
La economía de la seguridad social tiene que ver con los sistemas de pensiones, la sanidad, asistencia y protección social y los programas contra la pobreza. Mesa-Lago, considerado “el maestro de la seguridad social en América Latina”, ha publicado 60 libros y monografías, así como 150 artículos científicos y capítulos de libros en dicho campo.
Fue pionero en la aplicación de técnicas de ciencias sociales a la seguridad social, ha creado metodologías innovadoras y enfoques comparativos, generado series estadísticas normalizadas (únicas en la región); diseñado taxonomías para clasificar las reformas de pensiones y sanidad y construido indicadores para evaluar sus efectos en los principios de la seguridad social.
En lo que respecta a los sistemas económicos comparados, ha publicado 4 libros y 14 artículos y capítulos que han revitalizado la teoría de desarrollo, acuñado una nueva metodología para contrastar las políticas y evaluar los resultados de modelos socioeconómicos diversos, con un arsenal de estadísticas normalizadas y un nuevo Índice de Desarrollo Socio Económico (elogiado como superior a los indicadores del Banco Mundial y el PNUD), en los cuales demuestra que los países más exitosos son los que combinan el crecimiento con la equidad y democracia.
Reconocido como el “decano de estudios cubanos”, ha escrito 26 libros y monografías y 129 artículos y capítulos sobre la economía, la política social y la historia económica de esa nación. Su obra es mundialmente elogiada por su rigor científico, objetividad y elevación del nivel del análisis y el debate, a par de construir puentes con economistas y otros científicos sociales en Cuba.
Mesa-Lago desarrolló uno de los programas de estudios iberoamericanos más prestigiosos en EE.UU. Fue Presidente de la Asociación de Estudios Latinoamericanos (el primer iberoamericano en ocupar dicho puesto) y evaluó dichos programas en tres continentes. La investigación, publicaciones, enseñanza y asesorías de Mesa-Lago en medio centenar de países ha sido multidisciplinaria en las ciencias sociales, principalmente en economía pero también en historia económica y social, derecho, ciencia política y sociología.
Para resumir esta inmensa labor en cifras de publicaciones, Mesa-Lago cuenta con un total de 393 publicaciones, que se pueden dividir en 93 libros y monografías y 300 artículos y capítulos de libros, que han aparecido en castellano, portugués, inglés, alemán, francés, chino y japonés en 34 países, y han sido elogiados en 246 reseñas publicadas en todo el mundo. También ha presentado 228 ponencias, dictado cursos e investigado en 192 instituciones en 45 países en América, Europa, Asia, África y el Medio Oriente.
Sin embargo, limitarse a las páginas escritas solo evidencia parte de su labor. También ha sido asesor de 13 organismos internacionales y regionales, así como de seis presidentes en las Américas: Costa Rica (Oscar Arias), Chile (Michelle Bachelet), El Salvador (Mauricio Funes), Estados Unidos (Jimmy Carter), Panamá (Martín Torrijos) y Venezuela (Rafael Caldera) y también del vice-presidente Rafael Albuquerque de la República Dominicana.
Todos estos datos y cifras no pretenden ser apabullantes. Todo lo contario: mostrar una verdad transparente y simple: una mirada a una vida dedicada al estudio y el mejoramiento del género humano. No detenerse en ello o no reconocerlo resulta imperdonable.
Por más de medio siglo, Mesa-Lago ha entrenado cientos de estudiantes en el doctorado, maestría y licenciatura en economía, en diez universidades en cinco países, los cuales hoy ocupan posiciones cimeras en la academia, organismos internacionales y regionales y gobiernos de países en las Américas, Europa y Asia.
La trascendencia mundial de su obra en protección social fue ratificada por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), al otorgarle el Premio Internacional al Trabajo Decente en 2007, compartido con Nelson Mandela.
Mesa-Lago ha recibido homenajes de la Organización Iberoamericana de Seguridad Social (2004) y de la Comisión Interamericana de Seguridad Social (2008). A esto se suman más 78 premios, distinciones y becas de investigación de todo el mundo.
De Carmelo Mesa-Lago ha dicho Alvin E. Roth, Premio Nobel de Economía: “Uno de los expertos más prominentes en los importantes programas de protección social; un pionero, en su producción académica y consultorías internacionales, en el estudio, promoción e iluminación de la seguridad social y sus políticas en América Latina y otras partes del mundo”.
Otro Premio Nobel de Economía, Peter A. Diamond, ha expresado lo siguiente: “Mesa-Lago ha escrito extensamente sobre la reforma de pensiones, agregando de forma significativa a nuestro conocimiento, con visión y gran acuciosidad factual. Ha sido una voz de razón, contribuyendo a mejores políticas en una asombrosa gama de países”.
Por su parte, Arturo Valenzuela,  quien de 2009 a 2011 fue subsecretario de Asuntos Hemisféricos de EE. UU., durante el primer gobierno del presidente Barack Obama, ha escrito sobre Mesa-Lago: “No existe persona en las Ciencias Sociales que haya tenido un impacto comparable como Mesa-Lago, no sólo en su disciplina académica, sino también en la formulación de políticas públicas a nivel internacional. Sus influyentes informes han logrado mejorar dichas políticas fortaleciendo las redes de seguridad social y programas sociales, contribuyendo a un mundo mejor”.
Diversos presidentes en todo el mundo se han referido a su labor:
“Mesa-Lago fue parte de un grupo distinguido de expertos internacionales que se reunió con la Comisión  encargada de preparar el proyecto de reforma de pensiones a la cual propuso varias medidas que fueron incorporadas y se convirtieron en ley en 2008. Hay pocos extranjeros que hayan trabajado por 45 años en nuestro país y tenido el impacto social de Mesa-Lago” (Michelle Bachelet, presidenta de Chile).
“Su aporte al desarrollo de la protección social en Iberoamérica no tiene parangón, mejorando la sostenibilidad de los sistemas de seguridad social y la calidad de vida de sus habitantes. Pionero en el análisis conceptual de la seguridad social, su lucha para extender la cobertura a los sectores más vulnerables, los pobres, los informales y las mujeres ha sido ampliamente reconocida en todo el mundo. En Costa Rica, su contribución a la modernización de nuestro sistema de seguridad social ha sido fundamental” (Laura Chinchilla Miranda, presidenta de Costa Rica).
“Conozco la contribución que Mesa-Lago ha realizado a través de 20 años de trabajo en las reformas de pensiones, salud y protección social en El Salvador. Sus recomendaciones influenciaron la introducción de la importante pensión asistencial a los adultos mayores en el Programa de Protección Social Universal impulsado por mi Gobierno… y todavía tienen vigencia para nuestros programas” (Mauricio Funes, presidente de El Salvador).
“Desde 1980 Mesa-Lago ha apoyado a nuestro país en el estudio de su sistema de seguridad social y con propuestas de reformas en pensiones y salud para mejorar los regímenes existentes. Realizó varios seminarios a los que asistieron funcionarios de seguridad social, representantes de los sindicatos y los empleadores... se entrevistó con miembros del Congreso, el Presidente de la República y varios de sus ministros, haciendo un esfuerzo por conseguir un consenso sobre la reforma” (Martín Torrijos Espino, expresidente de Panamá).
En 2008 y 2009, Mesa-Lago fue nominado al Premio Príncipe de Asturias en Ciencias Sociales y en 2009 fue finalista en la competencia. Con motivo de su 80 cumpleaños en 2014, se retoma su nominación. Apoyan su candidatura más de 300 cartas de 38 países, 10 organismos internacionales, tres asociaciones profesionales y un grupo distinguido de sus antiguos alumnos de pos grado, en total más de 400 firmas que incluyen dos Premios Nobel en Economía. El Jurado del Premio se reunirá alrededor del 14 de mayo y se dará a conocer el premiado el día 15. Otorgarle la distinción a Carmelo Mesa-Lago no solo sería un reconocimiento más que justificado. También constituye un acto de justicia.
Este texto aparece en la edición del viernes 25 de abril de Cubaencuentro.




Entradas populares de este blog

Trump y Cuba: la farsa y la piedra

Los cubanos que quieren a Trump

El arresto de Patricio de la Guardia