Raúl Castro o la indecisión


Desde su llegada a la presidencia, el general Raúl Castro le ha pedido, una y otra vez, paciencia y trabajo a los cubanos, Todo ello en medio de un panorama económico desolador. Una y otra vez ha enfatizado la necesidad de ajustes basados en el ahorro, el aumento de la producción y eficiencia laboral; la sustitución de importaciones y la reducción de gastos. Hasta ahora la sustitución de importaciones no ha sido posible, sobre todo en el sector de los alimentos, lo cual consume gran parte del presupuesto nacional. Es posible que la eficiencia haya aumentado en algunos renglones productivos y de servicios, pero poco. El trabajar más no pasa de ser lo de siempre: la consigna. El ahorro es nulo, salvo en los exprimidos bolsillos de los ciudadanos. Lo único que parece ser infinito en la isla es la paciencia de los ciudadanos. Esto último el gobierno lo ha logrado con dos instrumentos: la represión y la ilusión. Solo que la ilusión no está en el futuro nacional sino más allá del mar, en la partida de la isla o en recibir ayuda de quienes viven en el extranjero.
Incluso con anterioridad a que asumiera de forma oficial la presidencia de Cuba, Raúl Castro había formulado el mensaje de que lo que su gobierno consideraba "la revolución y su continuidad" dependían de "hacer eficiente" la economía. Pero esa eficiencia económica no se ve por ninguna parte, y ahora el énfasis mayor está dado en lograr la inversión extranjera: la eficiencia tiene que venir de afuera y de nuevo volvemos a enfrentarnos con la apuesta de colocar las esperanzas en el exterior.
Durante el tiempo que lleva el general cubano al frente de la administración del país, se destacan dos tendencias en pugna: una que favorece darle prioridad a la producción y otra preocupada, sobre todo, en mantener un férreo control ideológico de la gestión económica, con el supuesto objetivo de evitar o disminuir desigualdades.
Tradicionalmente —y de forma esquemática— se ha identificado a Raúl con la primera y a Fidel con la segunda.
La realidad es mucho más compleja.
Existe una gran distancia que entre el análisis de los problemas económicos, bajo el gobierno de Raúl Castro, y las soluciones que se intenta poner en práctica.
Cabe señalar dos bloques, que por una parte definen ese abismo entre las aspiraciones y las realidades del gobierno raulista y por la otra las diferencias entre la situación en las que vivían los cubanos antes de la llegada al poder del menor de los Castro y el momento actual.
En el primer caso, hay un marcado contraste entre un diagnóstico, en muchas ocasiones certero y más realista, y las soluciones tardías y a medias llevadas a cabo por el actual gobierno cubano.
El reconocimiento al planteamiento real de los problemas por algunos órganos de la prensa oficial cubana —con una frecuencia no vista antes en la isla— debe ir acompañado del señalamiento de que por lo general estos omiten o no enfatizan el corto alcance de las soluciones adoptadas hasta el momento.
No basta el planteamiento del problema cuando no se dice además lo poco que se hace para resolverlo o lo ineficaz que resultan las medidas adoptadas al respecto.

Hasta hace poco la “excusa perfecta”, que se mencionaba una y otra vez ante la ineficiencia económica del gobierno del general, era la presencia de su hermano mayor: un Fidel Castro que desde un ámbito semiprivado continuaba influyendo o determinando en las decisiones. Pero hasta esa explicación ha ido perdiendo vigencia, en la medida que se ha comprobado que realmente el mayor de los Castro está cada vez más apartado del gobierno —por razones de salud, envejecimiento o porque su hermano ha logrado desplazar a la elite que respondía más estrechamente o se identificaba con el mandato de Fidel— y que si acaso cuenta es en la permanencia de ciertos dogmas ideológicos. Esto no quiere decir que la sombra de Fidel Castro no se mantenga presente, pero que es eso: una sombra.
Para Raúl Castro, esta supuesta dependencia puede tener un efecto doblemente negativo. Por una parte lo muestra indeciso. Por la otra, está la percepción que en estos momentos tienen quienes viven en la isla: pese a una serie de pequeñas reformas, en realidad la situación económica no ha logrado transformarse.
Dos son los aspectos básicos, que constituyen la diferencia más marcada entre el gobierno de Raúl Castro y los largos años bajo el mando de su hermano mayor.
Donde Fidel Castro veía supuestas limitaciones individuales, una ausencia de cualidades revolucionarias y un afán natural hacia la avaricia y el enriquecimiento que el Estado debe reprimir, Raúl Castro ve una condición humana, un mecanismo y una forma de motivación que la sociedad debe aprovechar para su desarrollo: una paga sin restricciones, la posibilidad de tener más de un empleo y la existencia de estímulos económicos que permitan la utilización del dinero como motor impulsor de una mayor productividad. En este sentido, Raúl Castro no sólo apoya lo postulado por Marx en la Crítica del Programa de Gotha, sino ha intentado hacer creer que la célebre frase de Bujarin a los campesinos rusos, ¡Enriqueceos!, no le resulta del todo ajena. Pero ese aparente enriquecimiento tiene fuertes limitaciones, y hay sectores, como el comercio, en que comparte los puntos de vista de su hermano.
Hay un aspecto básico, que tiene un fundamento más práctico, y es donde hasta el momento se evidencia la mayor limitación del plan raulista. Es en el énfasis en la transformación agrícola como una forma de superar en buena medida las limitaciones económicas por las que atraviesa la isla.
El gobierno de Raúl Castro ha tratado de estimular la agricultura a través de formas diversas, desde lograr que el Estado pague sus deudas a los campesinos hasta un aumento de los precios que paga por los productos agrícolas y la entrega de tierras improductivas en usufructo a quienes quieren cultivarlas. La reducción del papel de intermediario del Gobierno y la incipiente creación de un mercado mayorista donde los campesinos puedan adquirir libremente los recursos que necesitan para ser más productivos.
Hasta el momento, los resultados de tales planes han sido pobres. Es aquí donde radica, hasta la fecha, la muestra más clara del fracaso económico del gobierno de Raúl Castro. Al punto que sus planes han cambiado hacia un énfasis en la inversión extranjera como tabla salvadora de la economía cubana.
Sin embargo, aunque es aún pronto para un diagnóstico definitivo, lo que el gobierno raulista está vendiendo hasta el momento es más una ilusión que un futuro sustentado en bases sólidas. Y aquí se vuelve al punto de partida: la infinita paciencia del cubano, que escucha este nuevo discurso sin creerlo y por su cuenta sigue apostando a la salida del país y las remesas procedentes del exterior.

Entradas populares de este blog

Trump y Cuba: la farsa y la piedra

Los cubanos que quieren a Trump

El arresto de Patricio de la Guardia