martes, 23 de septiembre de 2014

Venezuela con la Internet más lenta de Sudamérica


Ver un video sin tener que esperar a que se cargue es un lujo de pocos en Venezuela.
Aunque es posible comprar por varios miles de bolívares una conexión rápida, la mayoría de los venezolanos consumen la Internet que recientes estudios han descrito como una de los más lentas del mundo, según un artículo de BBC Mundo.
Según la empresa de medición de velocidad Ookla, el promedio de la velocidad de internet en Venezuela es el más bajo de Sudamérica. Por su parte, el estudio Internet World Stats (IWS) asegura que la velocidad promedia 1.7 megabits por segundo (mbps), debajo de Bolivia, con 1.8mbps, y Paraguay, con 3.5mbps.
La conexión promedio en la región tiene 5mbps y la media mundial es de 20mbps.
"Ver una película, hacer una videoconferencia o trasmitir un evento en vivo son tecnologías que la mayoría de los venezolanos simplemente no conocen", le dice a BBC Mundo Luis Carlos Díaz, experto en el tema del centro de investigación Gumilla.
Cuba y Venezuela: ineficiencia común
Como en tantos otros aspectos, los problemas de la Internet en Venezuela pueden ser descriptos como una historia paralela a similares dificultades en Cuba.
Cuba y Venezuela comenzaron en el año 2007 a trabajar para instalar el cable submarino, que lleva por nombre las siglas de la Alternativa Bolivariana para los pueblos de Nuestra América (Alba-1).
Con un coste de casi 52 millones de euros y tras sucesivos retrasos, el cable tocó tierra en Santiago de Cuba en febrero de 2011, de acuerdo a una información del diario español El País del 26 de enero de 2013.
Sin embargo, la Isla continuó utilizando los servicios de los proveedores de Internet a través de satélite. Durante los dos años transcurridos, los medios oficiales guardaron silencio sobre el cable, lo que fomentó los rumores de una posible avería por mal uso o por desvío de recursos.
Para la fecha del artículo en El País, Doug Madory, ingeniero de investigación de la empresa Renesys, afirmó que la empresa española Telefónica había comenzado a dirigir tráfico de Internet a la Empresa e Telecomunicaciones de Cuba S.A (ETECSA). Telefónica negó el martes pasado que estuviera suministrando servicios de enrutamiento para el Alba-1, pero sí confirmó que provee de otros servicios a la empresa estatal cubana.
En un primer momento la actividad solo fue perceptible en una dirección, pero después de varios días se comprobó el envío y recepción de datos. El gobierno cubano no confirmó la noticia hasta el jueves 24 de enero de 2013, en una escueta nota en el periódico oficialista Granma.
Desde entonces, los servicios de internet y telefonía celular en la Isla han avanzado con una lentitud aplastante, la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba (ETECSA) se han caracterizado por ofrecer promesas indefinidas y las esperadas mejoras no acaban de llegar.
En julio de este año, el presidente ejecutivo de Google Eric Schmidt, recién regresado de una visita a La Habana, describió la internet en Cuba como “atrapada en los años 90”, bajo una censura extrema y con una débil infraestructura.
“La Internet de Cuba está atrapada en los años 90. Alrededor del 20-25 por ciento de los cubanos tienen líneas telefónicas... y la infraestructura de teléfonos celulares es muy escasa”, escribió, agregando que solamente el 3-4 por ciento de los cubanos “tienen acceso a Internet en cibercafés y en ciertas universidades”, escribió Schmidt.
Al final, los cubanos que tantas esperanzas depositaron en el cable de fibra óptica proveniente de Venezuela tendían solo el triste consuelo de conocer que en el país sudamericano los servicios de Internet son cada vez más malos. Pero ni siquiera eso porque esta noticia no se ha divulgado en la Isla.
Falta de inversiones
El gobierno venezolano sostiene que sus políticas han logrado la democratización y masificación de la Internet en el país.
La llamada revolución bolivariana ha instalado poco menos de 300 Infocentros a lo largo del país con acceso a internet y entregado más de 2 millones de tabletas, conocidas como Canaimitas.
Alrededor de 44 de cada 100 venezolanos tiene acceso a Internet, según cifras oficiales, la cifra es muy superior  a la de Cuba, pero también indica una penetración inferior al promedio de la región, que es 54%, según el IWS.
Recientemente, el gobierno lanzó un ambicioso proyecto llamado "Wifi para todos" que busca instalar redes inalámbricas de Internet gratuito en más de 2.000 espacios públicos de todo el territorio nacional.
Sin embargo, un recorrido de BBC Mundo por tres plazas céntricas de la capital Caracas —plazas Bolívar, El Venezolano y Diego Ibarra— corroboró un comentario de muchos: la red aún no funciona del todo.
"Llevo 15 minutos intentando entrar a la red 'GOBIERNO BOLIVARIANO' y nada que entra", dijo un joven en la Plaza Bolívar, mientras que otro -identificado con un carné de empleado público- señaló: "A veces entra pero son más las veces que no funciona".
Varios expertos en telecomunicaciones aseguraron a BBC Mundo que la causa de la lentitud de internet en Venezuela se reduce a una cosa: la falta de inversión en la infraestructura.
"El problema de Internet es como el problema de las vías: mientras ha crecido el número de usuarios, las vías no se han ampliado y hemos llegado a un punto de saturación", asegura Díaz a BBC Mundo.
"Por eso es que, por ejemplo, los domingos por las noches, como hay tanta gente conectada, la internet es tan lenta", señala.
El profesor de computación de la Universidad Simón Bolívar Ricardo González expande esta analogía sobre las redes de datos y las vías: "Venezuela tiene unas autopistas entre ciudades muy buenas, pero las autopistas internas de cada ciudad son un desastre, con muy pocas vías y las que hay están llenas de huecos".
Y añade: "Adicionalmente las vías internas de cada urbanización, si las, son casi todas de tierra", en referencia, de nuevo, a las redes de datos.
Los analistas coinciden en que el Estado no ha realizado una inversión importante ni permitido la inversión privada para ampliar la red de fibra óptica, que es la estructura principal que permite el flujo de datos.
"Desde 2008, Venezuela se ha ido rezagando frente al resto de América Latina y hoy somos junto a Cuba el país con peor conexión", le dice a BBC Mundo Iria Puyosa, investigadora venezolana de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso).
Durante el último año los proveedores de internet se han enfrentado a un problema adicional: la falta de dólares.
"Como en todas las industrias en Venezuela, las telecomunicaciones no han obtenido de parte del Estado los dólares para importar repuestos y nuevas tecnologías, por lo que sus sistemas y productos se han deteriorado", señala Díaz.
Precios exorbitantes para una conexión rápida
Si bien en Venezuela hay varios proveedores, la estatal Cantv tiene el 60% del mercado de Internet.
Y, según Díaz, "la empresa ha sufrido la misma ineficiencia de las otras empresas gubernamentales".
Sin embargo, la compañía dice que "desde su nacionalización en 2007, Cantv no solo se ha encargado de reivindicar el derecho del pueblo a contar servicios de telefonía e internet, sino que ha diversificado sus servicios con una gama de productos".
Mientras tanto, las empresas privadas en el mercado tampoco parecen estar entregando un servicio satisfactorio: "Los usuarios reciben un 60% de los que les promete el contrato", señala Puyosa citando un estudio de la medidora NetIndex.
Pero mientras la mayoría de los venezolanos reciben una internet de menos de 2mbps, algunos se pueden dar el lujo de comprar una conexión de hasta 50mbps.
Varios proveedores de servicio de Internet inalámbrico han logrado ingeniárselas para vender un servicio más rápido.
Una de ella es Ipnet, que instala redes en edificios corporativos o residenciales por un promedio 16.000 bolívares al mes (unos $2.500 o $320 dependiendo del cambio oficial que se use), dependiendo del plan y el costo de instalación.
"Nosotros combinamos tecnologías de fibra óptica, teléfono y microondas para no tener que depender de solo una y poder garantizar un servicio premium", le dice a BBC Mundo el director de la empresa de no más de 20 empleados, Gabriel Salas.
Y a la pregunta de si se ha beneficiado porque la internet es tan lenta responde afirmativamente: "Estamos desarrollando un producto y un servicio por el que la gente está dispuesta a pagar".
Según Salas, su empresa ha crecido 1.000% en los últimos tres años.
Y añade: "Si yo tuviera acceso a dólares, invertiría en esta empresa en grande".
Algo similar podría ocurrir en Cuba.
ETECSA ha dicho que comenzaría a brindar servicios de Internet para los teléfonos móviles a partir del segundo semestre de 2014. Aunque no se han ofrecido detalles como precio y fecha exacta. Sin embargo, el 1 de noviembre de 2013, fue publicada en la Gaceta Oficial la estructura de precios del servicio de datos.
El cable de fibra óptica proveniente de Venezuela “aminoraría el coste de transferencia de datos desde Cuba” (según la Mesa Redonda) y multiplicaría su ancho de banda llegando a velocidades alcanzadas en el resto del mundo. Hoy, ETECSA cuenta con cobertura nacional para servicio de datos con redes GPRS, EDGE y hasta 3G, de acuerdo a una información aparecida en el blog de Yusnaby Pérez.
Pero el bloguero agrega que “los precios, una vez más, son una burla; diseñados para alguien que no habite en este planeta. Un servicio que en el resto del mundo suele ser algo básico, cotidiano, incluso parte de un plan mensual. En Cuba es impagable”.
“Desde hace varios años, internet ha estado disponible para móviles extranjeros en itinerantica (roaming). En el segundo semestre de este año, estará disponible para los 2 millones de clientes cubanos.
El precio de activación para el servicio de Interne en los teléfonos móviles será de $5,40. Otra novedad es que se activará el envío de MMS (mensajes multimedios) internacionales a un precio de $1,40. Los MMS nacionales seguirán costando $0,30).

Tanto los gobiernos de Cuba como Venezuela siguen viendo a Internet más como un peligro que como una necesidad de la población, pese a promesas y declaraciones que digan lo contrario. Más allá de su utilización con fines gubernamentales, una conexión rápida, indispensable en el mundo de hoy, solo se concibe como un instrumento político y comercial, limitado a los privilegiados: los que tienen mucho poder o… mucho dinero.

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...