Contra la Primera Enmienda


En el nada sutil arte de hacerse propaganda en contra, algunos cubanos de Miami han creado escuela.
Ahora están llamando a un “FORO PATRIÓTICO CIUDADANO” en el Versailles.
“¡COMO VIENE VA!- NO A LA PRIMERA ENMIENDA -¿ONE WAY- EN MIAMI-DADE?”, reclaman.
Según los patrocinadores del evento, el “tema a tratar será ‘LA PRIMERA ENMIENDA DE LOS ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA’ y su aplicación en Miami-Dade -ONE WAY- en contra del EXILIO CUBANO”.
“Contaremos como siempre con la participación de nuestros veteranos, oficiales electos, postulantes a cargos públicos, jueces, aspirantes a jueces y los que nunca fallan NUESTROS PATRIOTAS CUBANOS, CUBANO-AMERICANOS y todos los amigos de LA CAUSA POR LA LIBERTAD DE CUBA”, agregan en un párrafo ausente de gramática y de redacción torcida.
Quienes convocan a la reunión se hacen dos preguntas;
“¿Protege NUESTRA PRIMERA ENMIENDA EN LOS ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA a los agentes y entidades que en directa o indirecta relación con países TERRORISTAS o PATROCINADORES DEL TERRORISMO MUNDIAL COMO EL RÉGIMEN CASTRO COMUNISTA DE LA HABANA para que vengan a OFENDER y a BURLARSE del EXILIO CUBANO?”
 La segunda pregunta es:
“¿Protege NUESTRA PRIMERA ENMIENDA EN LOS ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA a agentes y empresas radicadas en USA para crear una atmosfera de DESESTABILIZACIÓN SOCIAL, BURLAS y OFENSAS creando MALESTAR A NOSOTROS LOS CONTRIBUYENTES y CONSTITUYENTES en este Condado Miami-Dade?”-
Ya de la forma en que están expresadas ambas preguntas se demuestra que quienes las hacen no tienen la más remota idea de lo que trata la Primera Enmienda, y mucho menos comprenden lo que es democracia en este país.
Lo más aconsejable es que recibieran un cursillo sobre la esencia de la democracia y los valores que representa, pero ello no solo resulta imposible sino inútil.
Por lo demás, cada ciudadano o grupo tiene todo su derecho a celebrar cualquier evento de este tipo, y entre croqueta y croqueta expresar que se sienten burlados, ofendidos y ultrajados. Todo muy bien. Al final seguramente el único deber que será resaltado ocurrirá al momento del pago de la cuenta, propina incluida.
Por lo demás, es cierto que actividades de este tipo en nada contribuyen a una buena imagen internacional del exilio, pero quienes las hacen ya están acostumbrados y esto no les preocupa.
Si Miami tiene la fama de ser la única ciudad estadounidense donde se realizó una marcha en favor de la invasión a Iraq —algo que por otra parte no es ciento por ciento exacto—, poco importa añadir ahora el récord de una reunión contra la Primera Enmienda.
Si en cualquier caso se intentara una respuesta racional a lo planteado en la convocatoria, se podría argumentar que quienes la dirigen no se han visto en momento alguno restringidos en su libertad de expresión (Primera Enmienda). Todo lo contrario: lo que ellos quieren es restringirla a otros. Pero entrar en detalles en estos desatinos carece de importancia en Miami, donde el absurdo impera en ocasiones y ciertas formas del anticastrismo y el castrismo coinciden en sus afanes totalitarios.
(Nota se ha preferido mantener el uso —y abuso de las mayúsculas— en los párrafos citados. No con el fin de recalcar la ignorancia gramatical de los que hacen la convocatoria, sino como muestra de la expresión airada al señalar sus objetivos y quejas”.


Entradas populares de este blog

Trump y Cuba: la farsa y la piedra

Los cubanos que quieren a Trump

El arresto de Patricio de la Guardia