La corrupción y Cuba en debate Rousseff vs. Neves


La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, y el candidato opositor Aécio Neves cruzaron acusaciones por temas de corrupción y ética en el primer debate del balotaje entre ambos, que tuvo a Cuba como asunto destacado en política exterior.
En un duelo verbal transmitido por la red Bandeirantes para la elección presidencial del próximo 26 de octubre.

Neves cuestionó a Rousseff por las denuncias de corrupción en la petrolera estatal Petrobras que implican al gobernante Partido de los Trabajadores (PT).
La presidenta dijo tener la misma “indignación” de todos los brasileños por ese caso, que investiga la justicia, y sugirió que Neves favoreció a un familiar en la construcción de un aeropuerto y contrató a familiares cuando fue gobernador de Minas Gerais.
El candidato socialdemócrata rechazó esas acusaciones, que marcaron el momento más tenso del pulso entre ambos de cara a una votación que carece de un favorito claro hasta el momento.
La relación con Cuba fue un punto de fricción cuando Neves sostuvo que hay “discriminación” con médicos de la Isla que llegan a Brasil para trabajar en un programa de salud pública en áreas remotas y cobran menos que profesionales traídos de otros países.
También pidió levantar el “carácter secreto” de un acuerdo que el gobierno de Rousseff tiene con Cuba para ampliar el puerto Mariel de la isla, con financiamiento del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDS) brasileño.
Rousseff replicó que el financiamiento no fue a Cuba sino a una empresa constructora brasileña y sostuvo que los servicios de ingeniería son “un área estratégica” en el mundo, que su administración quiere expandir en América Latina.
El secreto estatal impuesto a las inversiones brasileñas en Cuba es un tema que Cuaderno de Cuba ha tratado con anterioridad:


Entradas populares de este blog

Trump y Cuba: la farsa y la piedra

Los cubanos que quieren a Trump

El arresto de Patricio de la Guardia