lunes, 21 de marzo de 2016

Urgente: la prensa oficial cubana necesita lanzar de inmediato una operación de “damage control”


Conferencia de prensa con los mandatarios Barack Obama y Raúl Castro. El hecho de que se produjera dicha reunión con la prensa es quizá el mayor avance y en sí la noticia. Que se realizara estaba en duda e incluso se había informado que no iba a producirse.
Castro desempeñó un pobre papel, desde dificultades con la lectura hasta problemas con los audífonos. Cuba necesita con urgencia un nuevo jefe de Estado, más allá de las implicaciones políticas de ello.
Pocos resultados del encuentro entre Castro y Obama según lo dicho por ambos participantes, pero en Cuba es normal que los resultados se conozcan después y no de inmediato.
Obama avanzó que se incrementará la cooperación, los negocios de norteamericanos en la isla y quizá lo más importante fue el anuncio de intercambios de estudiantes, no en plan político sino educativo. Ello es positivo.
Castro torpe e incomodo durante el breve intercambio con la prensa. Una mala copia del hermano en actitud y tipo de respuesta, pero sin lustre. Obama sumamente comedido en todo momento.
La consecuencia inmediata quizá sean algunas liberaciones, aunque no hay que abrigar muchas esperanzas porque la actitud fue negarse a reconocer la existencia de presos políticos. Es posible sin embargo que el Gobierno cubano proceda a algunas liberaciones, como “gesto de buena voluntad” y “acto magnánimo”. Pero si ello ocurre es lo común en estos casos y recuerda más a actitudes de monarcas, déspotas y sultanes que a otra cosa.
Sin duda que la visita de Obama implica riesgos políticos para Raúl Castro al interior de los círculos de mando en Cuba, pero todo indica que cuenta con el poder suficiente para imponerse.
Vuelve a queda en claro que la relación con EEUU le es imprescindible al Gobierno de La Habana.
Mala noticia para Nicolás Maduro:Venezuela queda fuera del tablero. Nada gana Maduro con esta visita de Obama, pese a su viaje anticipado a Cuba. Al final Obama se apunta un punto ante el pueblo cubano y medio punto ante el norteamericano.. Raúl cero, cero.
Hay que esperar en las próximas horas una operación precipitada de “damage control” en la prensa oficial.
Y pensar que en Miami hay quienes no entienden la importancia de esta visita.