jueves, 19 de mayo de 2016

El Pentágono y la “bomba gay”


Una “bomba gay”, que transformaba a los soldados enemigos en homosexuales fue una idea descabellada propuesta en 1994 por un laboratorio militar al Pentágono, pero la misma no siguió su curso.
El laboratorio Wright del ejército del Aire en Dayton, Ohio, solicitaba 7,5 millones de dólares para desarrollar la bomba, que contenía un producto químico de efecto poderoso y afrodisíaco que llevaría a “un comportamiento homosexual” y minaría “el espíritu y la disciplina de las unidades enemigas”. Al parecer tras la idea estaba el lema de “hacer el amor y no la guerra”.
El documento, descubierto en diciembre de 2004 por Sunshine Project, una asociación basada en Texas y en Alemania que lucha contra las armas biológicas, fue hecho público en  junio de 2007 por dado a conocer por la Agence France Presse y Cuaderno de Cuba divulgó la información.
Por esa fecha el Pentágono confirmó la existencia de la propuesta, pero minimizó su alcance. '“El departamento de Defensa jamás alentó tal concepto (...) Y ningún financiamiento fue aprobado por el Pentágono”, dijo a la AFP un portavoz militar, el teniente coronel Brian Maka.
Recordó que la idea formaba parte de una serie de proposiciones sobre armas no mortales, entre las que estaban un producto químico que hace a los enemigos muy sensibles a la luz del sol y otra que buscaba lograr abejas súper agresivas.
Edward Hammond, del Sunshine Project, puso en entredicho no obstante las declaraciones del Pentágono. “La proposición no fue rechazada de plano. Fue examinada más tarde', escribió en el sitio de internet de la asociación.
Afirma que la idea fue insertada en el año 2000 en un CD-ROM promocional sobre las armas no mortales por un organismo del Pentágono, basado en Quantico (Virginia).
De acuerdo a Hammond la idea fue reiterada en un estudio sometido a la Academia Nacional de Ciencias en 2001.