Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2016

El largo adiós

Imagen
“No necesitamos que el imperio nos regale nada”, dice Fidel Castro en un artículo con título irónico y racismo subliminal: El hermano Obama. Pero la cuestión es que el presidente Barack Obama en momento alguno prometió “regalar” algo. Así que aquí tenemos una frase para el estudio de la psicología. O la mente de Castro está recurriendo a un típico mecanismo de defensa llamado proyección, donde el sujeto atribuye a otras personas las propias virtudes o defectos, incluso sus carencias, o está extraviada y confundida, y por lo tanto repite las mismas palabras que él utilizó hace ya bastantes años, cuando la Unión Europa intentó llegar a un acuerdo de cooperación y ayuda[1]. Por lo demás, si analizamos su texto solo bajo la óptica política, no hay nada sorprendente. Basta repasar los últimos años de la dictadura franquista en España para comprobar que las intrigas, los avances y retrocesos, los intentos de reforma y las vueltas al ideario más reaccionario y la represión más despiadada fue…

Los Rolling Stones y la guerra de Miami contra el capitalismo en Cuba

Imagen
Están perdidos los sectores más recalcitrante del exilio de Miami en su “lucha” contra el castrismo. Cuando digo recalcitrante no uso el concepto simplemente en una acepción ideológica, sino principalmente en su definición del Diccionario de la lengua española: terco, reacio, reincidente, obstinado, aferrado a una opinión o conducta. La causa cubana en Miami ha pasado de ser una lucha contra el Gobierno de Castro a una guerra contra el capitalismo. Y contra el capitalismo no se gana la guerra: ya lo intentó la Revolución cubana y la perdió. Por su supuesto que esa victoria cada vez más cercana del capitalismo terminará por transformar por completo al sistema implantado a partir del primero de enero en Cuba, pero a los efectos del poder —que es en última instancia lo que más interesa a Miami— se está llevando a cabo con la complicidad de quienes conservan el mando en La Habana y esperan preservarlo con sus herederos en general (sin limitarse a la familia Castro). La ideología comunista d…

Más de lo mismo

Imagen
La campaña republicana a la presidencia sigue girando sobre el mismo punto. Esta semana lo hemos visto con la última trifulca entre los aspirantes Donald Trump y Ted Cruz sobre sus respectivas esposas. Hay un aspecto de Trump que asusta a los líderes republicanos, y es que el posible candidato siga acumulando un rechazo creciente entre los grupos de votantes que se consideran necesarios para ganar la Casa Blanca. Pero lo ven simplemente como un problema de imagen,. Otro problema con Trump es que no resulta de fiar, no es bona fide —como le reclaman las hijas al engominado personaje que interpreta George Clooney en O Brother, Where Art Thou?: But you ain't bona fide!—, y ello preocupa a todos —pero asusta a pocos. Por eso hay algunos que piensan que con Trump se puede llegar a un arreglo. Un último problema, menor, es que Trump dice cosas que no resultan gratas al ideario republicano actual, como mantener sin alterar el social security, medicare y medicaid, y que diga estar en contra …

Parábola de la mujer y el borracho

Imagen
Fue ya hace algo más de dos décadas. Al cruzar la frontera entre Estados Unidos y Canadá, el agente de inmigración canadiense ni siquiera nos pidió los documentos a los que íbamos en el auto. Se limitó a las dos preguntas formales: si teníamos armas y drogas. Con aún menor entusiasmo se interesó por nuestras profesiones. Fue al yo responder que era escritor y periodista, cuando mostró cierto interés. “¿Cuál es su nombre?”, dijo entonces. Tras mi respuesta, se limitó a un comentario lacónico: “Nunca lo había oído”. Mordí el anzuelo y repliqué como un estúpido: “Eso le pasa por no saber español”. El agente se encogió de hombros y pasamos la frontera. Ya a estas alturas es posible dedicar unas palabras a lo que se ha reducido la problemática del escritor en Cuba y a lo que espera una vez que los hermanos Castro desaparezcan de la escena. Porque primero Fidel Castro y en mucha menor medida ahora su hermano constituyen el eje noticioso que alienta a la prensa mundial a situar a la nación carib…

¿Y cuándo Stravinski o Ravel regresaron a Cuba?

Imagen
Los exilios, si se extienden en demasía, nunca están libres, no de la nostalgia sino de un eventual ejercicio de masoquismo. Cualquier exilio, de por sí, es un exceso. Por ello forma parte del mismo que esto suceda. Algunos de los reclamos —que surgen con el paso de tiempo o se traen al exilio— conservan su valor emocional, pero al mismo tiempo tienden a diluir su efectividad política, que se altera con los años. Acaba de ocurrir en Miami con el concierto de los Rolling Stones en La Habana. En esta ciudad, más del concierto que se produjo, se habló de los que no existieron en su momento. El reproche destaca una pérdida durante la juventud, pero ello no evita que en la actualidad lo acompañe un sentimiento lacrimoso, de juventud perdida. Y en este sentido corre el peligro de convertirse en patético. Los Rolling Stones —sobre todo los Beatles, que eran más famosos en Cuba entonces— no fueron disfrutados en su momento, como tampoco se vio en la televisión el descenso del hombre en la Luna y…

El oyente ausente

Imagen
Quiero pensar por un momento que el discurso del presidente Barack Obama, en el Gran Teatro Alicia Alonso de La Habana, no estuvo destinado al pueblo cubano, sino especialmente a Fidel Castro. Sé que esa no fue su intención. Es posible que la presencia o el recuerdo del líder de casi 90 años pasó por el texto en algún momento, pero solo un minuto. No importa. Ese podrá ser el discurso de Obama, pero no mi discurso de Obama. Mi discurso de Obama es el que esperé por décadas. Y tuvieron que pasar muchas cosas para poder escuchar algo así en Cuba. Un discurso que seduce con lo cotidiano, y ello no es poco mérito. En la lógica no pudo existir antes porque era imposible suponer que un hombre de tal naturaleza e inteligencia, no solo de la raza negra sino con una compleja y única mezcla racial y étnica, llegara a la Casa Blanca. Como era difícil suponer el fin de la Unión Soviética —el futuro pertenece por entero al socialismo— y de muchas otras cosas. Acostumbrado desde la infancia y la adol…

Urgente: la prensa oficial cubana necesita lanzar de inmediato una operación de “damage control”

Imagen
Conferencia de prensa con los mandatarios Barack Obama y Raúl Castro. El hecho de que se produjera dicha reunión con la prensa es quizá el mayor avance y en sí la noticia. Que se realizara estaba en duda e incluso se había informado que no iba a producirse. Castro desempeñó un pobre papel, desde dificultades con la lectura hasta problemas con los audífonos. Cuba necesita con urgencia un nuevo jefe de Estado, más allá de las implicaciones políticas de ello. Pocos resultados del encuentro entre Castro y Obama según lo dicho por ambos participantes, pero en Cuba es normal que los resultados se conozcan después y no de inmediato. Obama avanzó que se incrementará la cooperación, los negocios de norteamericanos en la isla y quizá lo más importante fue el anuncio de intercambios de estudiantes, no en plan político sino educativo. Ello es positivo. Castro torpe e incomodo durante el breve intercambio con la prensa. Una mala copia del hermano en actitud y tipo de respuesta, pero sin lustre. Obama …

“¿Qué bolá Cuba?”

Imagen
Ya es historia. El Air Force One llegó a Cuba el domingo, y tras el avión presidencial tocar tierra, Obama mandó un tuit desde su cuenta personal: “¿Qué bolá, Cuba? Apenas aterrizo, quiero encontrar y escuchar de primera mano al pueblo cubano”, escribió. El presidente estadounidense parece haber encontrado un alivio en poder recurrir a la informalidad y el humor cubano en una visita cuyo precedente ocurrió hace 88 años y su último detalle vinculante unas pocas horas antes del aterrizaje, con la detención de unos 60 opositores, entre ellos decenas de miembros de las Damas de Blanco. Viajar con toda la familia, hasta la suegra. Iniciar la estancia con un recorrido por la Habana Vieja, la Catedral, la zona que siempre se muestra al que llega del exterior,y finalizarlo con la asistencia a un juego de pelota. Dos actividades que definen el principio y el fin de un recorrido, pero que no lo abarcan en su totalidad, porque lo fundamental está entre ellas. Con esa mezcla de estadista y “turista …

Trump o el otro Elvis

Imagen
En los mítines de campaña de Donald Trump hay espacio de sobra para la improvisación (siempre que la realice el magnate), salvo en la música. La cinta que con estruendo precede esos cincuenta minutos antes de la entrada del aspirante presidencial ha sido cuidadosamente escogida por él mismo. Como en otros puntos de su estrategia, Trump tiene la primera y la última palabra sobre lo que se escucha, y siempre es lo mismo: una mezcla que va de Elton John al predominio de los Rolling Stones. Hay mucho más que preferencias musicales en ese juego. Al igual que ocurrió con el rock and roll en su momento, Trump trata de inculcarles a sus fanáticos y electores la (falsa) creencia de que ellos son los que deciden sobre sus propias vidas. Por eso los esfuerzos actuales del establishment republicano están no solo condenados al más rotundo fracaso, sino que son contraproducentes. No hay mayores propagandistas de Trump que esos republicanos —como ahora Mitt Romney y antes y de nuevo John McCain—, que re…

El candidato de Wall Street

Imagen
El Partido Republicano está repitiendo una estrategia condenada al fracaso con el senador Marco Rubio. No se trata de preferencias partidistas sino de analizar la realidad, y esta indica que se ha producido un cambio en la mentalidad de los votantes. Quizá es demasiado pronto para esta conclusión, y mañana, con las votaciones del “Super Martes” el camino se vea más claro. Pero hasta el momento el electorado republicano ha mostrado una consistencia que es difícil que se modifique: quiere un cambio. Ese cambio no se limita a un rechazo al presidente Barack Obama. Es más que eso. El “No Obama no problem” no funciona aquí. Es el repudio a quienes representan una forma tradicional de gobierno. Muy al inicio de la campaña se creyó que todo funcionaría igual que siempre, y que tras las primarias se enfrentarían el exgobernador Jeb Bush y la exsenadora Hillary Clinton. Bajo esa óptica, el proceso de selección de los candidatos se regiría por la vía tradicional: para ganar la nominación bastaba c…