lunes, 3 de abril de 2017

El mercenario de Trump


El fundador de la firma de servicios de seguridad Blackwater, Erik Prince, mantuvo una reunión secreta en enero con un confidente del presidente de Rusia, Vladímir Putin, en un aparente intento de abrir líneas de comunicación entre Moscú y el entonces presidente electo, Donald Trump.
Así lo asegura hoy el diario The Washington Post, al señalar que la reunión se celebró el 11 de enero (nueve días antes de la investidura de Trump) en las islas Seychelles y fue organizada por Emiratos Árabes Unidos (EAU).
Lo que siempre me llama la atención son esas figuras que siempre aparecen asociadas a Trump. En el caso de Prince, ya tiene la familia en el gabinete de Trump. Su hermana es Betsy DeVos, quien es ahora secretaria de Educación, un tema que desconoce por completo y que lo más comentado que expresó durante las audiencias de confirmación en el Senado es que los maestros deberían andar armados, para defenderse de los osos.
Sin embargo, la notoriedad de Prince es más tenebrosa.
En enero de 2009 se anunció que Irak no le renovaría el contrato a la empresa de servicios de seguridad Blackwater Worldwide. Por otra parte, el gobierno de Barack Obama estudiaba entonces no ampliar su contrato con la firma, según The Washington Post.
En diciembre de 2008, un informe del panel de asesores del Departamento de Estado recomendó al Gobierno norteamericano no renovar a Blackwater el contrato de servicios de seguridad para los diplomáticos estadounidenses en Irak. Esta recomendación llegó después de que seis miembros de esta empresa fueran acusados del homicidio de 14 ciudadanos iraquíes —entre ellos algunos niños— y dejar heridos a 20 por un tiroteo en Bagdad en 2007. Los vigilantes formaban parte de un convoy de vehículos blindados cuando decidieron usar la táctica del fuego de supresión y usar ametralladoras y lanzagranadas contra la población civil en el centro de la capital iraquí, informó entonces el diario español El País. Para más detalles, vea la información completa en Cuaderno de Cuba.
Sobre los orígenes de Blackwater y el empleo de mercenarios por parte del Gobierno de Estados Unidos, en especial durante la administración de George W. Bush, haga un clic en La hora del mercenario.

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...