martes, 10 de abril de 2018

Añorado encuentro


La Cumbre de las Américas fue un invento del entonces presidente Bill Clinton, en una época de apogeo de la teoría neoliberal en Latinoamérica y cuando Washington creía que el dólar terminaría imponiéndose como moneda de uso en la región y la etapa de desacuerdos, rencillas, odios y guerrillas en su traspatio del sur  había quedado atrás. Para la primera no solo no se invitó al Gobierno cubano sino que se celebró en Miami. Con estas cumbres se pensó lograr objetivos muy distintos no solo a otro evento similar, la Cumbre Iberoamericana, sino a las reuniones de la OEA. Con el tiempo una realidad distinta fue imponiéndose. Llegó Chávez y comenzó a influir decisivamente en la región gracias a los petrodólares (esos mismos de los que ahora carece Venezuela). Con objetivos loables y no tan loables los países latinoamericanos comenzaron a tener una participación más destaca y a no limitarse al papel de sucursales comerciales de EEUU que pretendió Clinton. Cuba comenzó a participar y lo que a partir de entonces empezó a cuestionarse fue el papel de Washington. Una y otra vez la prensa especuló y dedicó espacio a esa especie de juego de los espejos de si aquel o el otro topaban en un pasillo, se miraban a los ojos, se daban la mano. Pura tontería a los efectos reales. Ningún mandatario o canciller de EEUU se libró de ello, de Bush a Hillary Clinton. En la pasada reunión, en el exilio se alzaron las voces de si el presidente Barack Obama debía asistir si participaba Raúl Castro. Confieso que no me vi libre de entrar en el juego y escribí una columna en el Nuevo Herald en la que expresaba que Obama no debía reunirse con Castro mientras Gross estuviera preso (algo de lo cual, por otra parte, no me arrepiento. Entró Donald Trump a la Casa Blanca y nadie en Miami alzó la voz rechazando que ambos participaran en el mismo evento. Temo que tal silencio no obedeciera a un signo de madurez política sino al pecado de la complicidad, en este caso gratuita. Trump encontró un pretexto —plausible según sus seguidores— para no ir a un sitio al cual nunca tuvo ni el más puto interés en asistir, y más sin contar con Tillerson y Shannon en el Departamento de Estado, y decidió enviar a Pence. Una decisión que casi aplaudo por un afán de aburrimiento y porque pone fin a tanta especulación idiota tras la cual latía el añorado encuentro en que Trump decidiera sacarle la lengua a Castro en cualquier pasillo (soñar con lo contrario en puro delirio). Aparece ahora que el senador Marco Rubio va a asistir —oportuno como siempre— y poco ha faltado para que en Miami tiren fuegos artificiales. No entiendo bien el papel de un legislador en un evento de dignatarios y burócratas del poder ejecutivo, pero ello es parte de mis deficiencias características. De mi parte, no dejo de lamentar que La Habana no hubiera adoptado una posición más acorde y enviado al segundo secretario del Partido Comunista de Cuba. Una supuesta reunión entre Machado Ventura y Pence hubiera sido algo así como un capítulo olvidado de la Divina Comedia. 

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...