viernes, 11 de enero de 2019

Los Balcanes en Washington DC


¿Es esto lo que nos espera por dos años? Al parecer se están cumpliendo los peores pronósticos. El cierre del Gobierno y la bronca —no vale hablar de polémica— por el muro que no es muro y la búsqueda desesperada de fondos para pagar un proyecto sobre el que —con independencia de que uno esté a favor o en contra— ni Trump ni los republicanos han mostrado el mayor interés, no por avanzar sino siquiera poner en marcha, durante dos años de poder casi absoluto, opaca un problema incluso mayor: los legisladores de ambos partidos (los demócratas con particular saña tras una victoria notable pero no suficiente) se empeñan cada vez más no en lograr acuerdos sino en desarrollar una especie de guerra de guerrillas donde lo único que importa es ganar a cualquier precio y estás conmigo o contra mi. De continuar esta tendencia, no solo el bipartidismo característico de esta nación está en peligro sino también el avance mediante un saludable toma y daca, el diálogo y la confrontación dentro del respeto mutuo. A medida que, aparentemente, Estados Unidos (América para los estadounidenses) se encierra en sí misma por voluntad de una Casa Blanca cada vez más opaca, se asemeja más a lo que supuestamente rechaza: esa Europa balcanizada o esa Centroamérica y Suramérica canibalizada. Avanzamos hacia un mundo cada vez más cercano a esa época pre I Guerra Mundial que desde estas costas siempre pareció tan ajeno. Más que lamentable peligroso.

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...