jueves, 27 de junio de 2019

Tillerson dice que Kushner era un entrometido que lo dejaba fuera en asuntos de política exterior


El exsecretario de Estado, Rex Tillerson, dijo al Congreso que a menudo “se quedaba a ciegas” debido a las intromisiones en política exterior de Jared Kushner, ya que el yerno del presidente Trump trabajaba de manera independiente, según una transcripción del testimonio publicado el jueves, informa el Wall Street Journal.
Tillerson, en su testimonio ante la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes el 21 de mayo, describió varias ocasiones en las que se sintió sorprendido por las negociaciones de Kushner o desconociendo las reuniones que estaba realizando con los líderes mundiales.
En una ocasión, el exasesor de Trump Steve Bannon, Kushner y los líderes de Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos tuvieron una cena privada a la que Tillerson no fue invitado ni informado, según su testimonio.
“Me enojé”, dijo Tillerson a la comisión de la Cámara de Representantes cuando se le preguntó sobre esa cena. “No tuve nada que decir. Las opiniones del Departamento de Estado nunca fueron expresadas”.
La Casa Blanca no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.
En su testimonio, Tillerson también dijo que se enteró de que Kushner se estaba reuniendo con el Secretario de Relaciones Exteriores de México solo por casualidad, ya que llegó al mismo restaurante de Washington donde el yerno de Trump estaba celebrando su reunión. A su llegada, el propietario del restaurante le informó que el funcionario de México estaba en la parte de atrás “en caso de que quiera pasar a saludarlo”, recordó Tillerson que le dijo el dueño.
“Y así lo hice. Volví caminando”, dijo Tillerson. “Y Kushner, y no recuerdo quién más estaba en la mesa, y el secretario de asuntos exteriores estaba cenando en la mesa. Y pude ver el color de la cara del secretario de Relaciones Exteriores de México cuando yo ... sonreí mucho y dije: ‘Bienvenido a Washington’. Y le dije: ‘No quiero interrumpir lo que están haciendo’, le dije. ‘Llámame la próxima vez que vengas a la ciudad’. Y lo dejé así”.
Durante su mandato como secretario de Estado, Tillerson a menudo aparecía fuera de sintonía con el presidente Donald Trump y carecía del apoyo del personal de carrera en su Departamento. Él y Trump intercambiaron pullas en diciembre de 2018. Tillerson llamó indisciplinado al presidente, y este respondió que su exsecretario de Estado era “tonto como una roca” y perezoso.

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...