jueves, 20 de junio de 2019

Tras los restos del dron de EEUU derribado por Irán


El MQ-4C Triton, el dron derribado por Irán sobre el Estrecho de Ormuz, es la versión naval del Global Hawk RQ-4, el dron de inteligencia más avanzado tecnológicamente, tanto en Estados Unidos en particular como en el mundo en general. Esta es la primera vez que el UAV avanzado ha sido interceptado, informa Noticias de Israel.
La importancia de su caída en las aguas del Golfo Pérsico no es solo la pérdida de decenas de millones de dólares. La mayor preocupación es el destino de los componentes, en particular los sensores, de una de las armas más avanzadas y secretas del arsenal de EEUU.
El dron tiene sensores de radar y sensores ópticos tanto para el día como para la noche, así como cámaras que pueden filmar desde una gran altitud de casi 20 kilómetros. Es justo suponer que tan pronto como el UAV fue derribado, los iraníes se apresuraron a recuperar sus partes del agua.
Si ponen sus manos en el UAV, los iraníes podrían tratar de aplicar ingeniería inversa a los sensores y casi con toda seguridad tratarán de vender la tecnología a China y Corea del Norte. Tener los sensores también permitirá a los iraníes entender qué tipo de inteligencia pueden reunir los estadounidenses con el Halcón Global.
Por supuesto, esto también interesará a China, Corea del Norte y Rusia, por lo que la interceptación de los vehículos aéreos no tripulados será un asunto extremadamente grave.
En diciembre de 2011, los iraníes interceptaron un dron de sigilo RQ-170 Sentinel, uno de los más avanzados de Estados Unidos, cerca de la frontera afgana; tres años después, Irán presentó su réplica de fabricación propia.
El Centinela fue apodado la “bestia de Kandahar” debido a sus operaciones en Afganistán. Después de que Irán se apoderó de él, Estados Unidos solicitó su devolución, pero fue rechazado. Hace dos años, un dron iraní fue derribado tras entrar en el espacio aéreo israelí, que según se informa era una réplica exacta del UAV estadounidense.
La carrera para recuperar los fragmentos de Tritón, especialmente los sensores, de las aguas del Golfo Pérsico podría desencadenar una violenta confrontación entre las fuerzas navales de la Guardia Revolucionaria Iraní y las fuerzas navales de Estados Unidos que actualmente navegan en el Golfo.
Igualmente importante, la interceptación del UAV y la necesidad de evitar que caiga en manos iraníes, así como la necesidad de tomar medidas punitivas y disuasorias para el ataque a sus aeronaves en el espacio aéreo internacional, podría llevar a los norteamericanos a enviar al Golfo Pérsico el portaaviones Abraham Lincoln y la inmensa fuerza naval que lo acompaña.
Para ello, el grupo de trabajo y el portaaviones deben atravesar el Estrecho de Ormuz, que los iraníes han amenazado con bloquear por la fuerza.
El Abraham Lincoln se encuentra actualmente en el Golfo de Omán, dado que los norteamericanos hasta ahora no han estado interesados en hacer ningún movimiento que pudiera interpretarse como una provocación a los iraníes y posiblemente un peligro para los barcos norteamericanos.
Si el portaaviones y su grupo de trabajo naval siguen la interceptación del dron con su paso por el Estrecho de Ormuz hacia el Golfo Pérsico, podría crear nuevas tensiones y una posible confrontación.
Un portavoz del Comando Central de EEUU dijo inicialmente que “ningún dron estadounidense había estado en el cielo iraní hoy”, pero en ningún momento negó la afirmación de que ese dron había sido derribado.
Poco después, un funcionario estadounidense confirmó que los iraníes habían interceptado el avión espía. Los iraníes afirman que la interceptación ocurrió en la provincia de Hormuzan, que bordea el Estrecho de Ormuz en el sur de Irán, pero también es posible que el dron de EEUU estuviera volando sobre aguas internacionales en el Golfo.
Los iraníes pueden haberlo derribado para que no pueda rastrear sus operaciones militares en el área. En tal situación, la interceptación del dron es una violación iraní del derecho internacional.
El Tritón (o Halcón Global) vuela a gran altura y por lo tanto es muy difícil de interceptar. Sin embargo, los iraníes transfirieron recientemente baterías antiaéreas S-300 de fabricación rusa a la región del Golfo Pérsico, y estos misiles son capaces de derribar un dron que vuela a la altura de un avión.
El UAV derribado es uno de los drones más grandes del mundo. Aunque es similar al Eitan, el dron más grande de la Fuerza Aérea de Israel, su envergadura es mucho mayor, ya que se extiende 40 metros en comparación con los 26 de Eitan.
El Tritón cuesta $182 millones y puede revisar 100.000 kilómetros cuadrados al día, casi cinco veces la superficie de Israel. También puede permanecer en el aire durante más de 30 horas, a una altitud de 17.000 metros y a una velocidad de hasta 330 nudos. Su primer vuelo fue en California en 2013, y solo entró al servicio de la Armada de EEUU el año pasado.

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...