jueves, 4 de marzo de 2021

Pachanga y revolución

Al final nunca fueron serios. Que un nieto de Fidel Castro ande exhibiendo un mercedes y regenteando bares en La Habana no es un hecho aislado. Los ejemplos sobran. Puede argumentarse que el destina de la dinastía cubana es menos oneroso que sus pares en Corea del Norte. Ello no los salva de la infamia de vivir a cuenta del engaño que ejercieron sus padres y abuelos, y ellos continúan. 


No hay comentarios:

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...